Al cruzar fronteras

Valle Chías rjm

Lo que comparto en las siguientes líneas es un tímido esbozo de lo que en el último tiempo ronda mi pensamiento y mi oración y que surge al cruzar fronteras. Espero que no te suene a juicio y tampoco que intentes buscar una reflexión teológica profunda. Sin embargo, ojalá nos ayude, a ti y a mí, a pronunciar esas preguntas incómodas, pero necesarias, que nos hacen salir de la llamada zona de confort.

A principios de julio volví a España, oportunidad de sanar y descansar, pero también de ponerme al día con el nuevo requisito de entrada en nuestra «segura» Europa, la vacuna para el coronavirus; una frontera más, según de dónde vengas… En ese mismo mes de julio había comenzado la vacunación en el país de donde vengo, Haití, desgraciadamente re-cordado por las dos breves portadas que ha ocupado este verano: el asesinato del Presidente de la República, Jovenel Moïse el 7 de julio, y el terremoto de 7.2 grados el 14 de agosto (aunque de esto hablaremos más adelante). Haití ha sido uno de los últimos países en comenzarla y el pistoletazo de salida contó con 150.000 dosis para una población de 11 millones de habitantes, por supuesto, administradas en los principales hospitales, localizados en la capital, ya que no se puede asegurar mantener la cadena de frío y, además, las carreteras (por inexistentes en varias zonas, e inseguras en la mayoría) impiden su distribución.

Read moreAl cruzar fronteras

Recordando la globalización de la indiferencia

Nuria Ferré Trad, CVX Padre Arrupe en Madrid

(Foto: VaticanMedia)

Hace varios años, en 2013, el Papa Francisco pronunció su discurso sobre la globalización de la indiferencia en la isla de Lampedusa tras un naufragio (uno de tantos…) que en ese momento conmocionó a la sociedad italiana y europea:

“La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros, nos hace vivir en pompas de jabón, que son bonitas, pero no son nada, son la ilusión de lo fútil, de lo provisional, que lleva a la indiferencia hacia los otros, o mejor, lleva a la globalización de la indiferencia. En este mundo de la globalización hemos caído en la globalización de la indiferencia. ¡Nos hemos acostumbrado al sufrimiento del otro, no tiene que ver con nosotros, no nos importa, no nos concierne!”.

Sus palabras siguen muy vigentes a día de hoy. Nos hemos acostumbrado a ver en los medios de comunicación todo tipo de desgracias en torno al fenómeno migratorio y me pregunto si no nos hemos insensibilizado ante uno de los mayores dramas del mundo actual. Son titulares que, de tanto repetirse, acaparan nuestra atención momentáneamente para después fijarnos en la siguiente noticia sin que nos dé tiempo a profundizar ni a empatizar con las historias de vida existentes detrás de cada suceso.

Read moreRecordando la globalización de la indiferencia

Termina con éxito el primer Encuentro Mundial de Jóvenes de CVX

En la fiesta de san Ignacio de Loyola, este sábado, 31 de julio, el padre general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, ha recordado que «los jóvenes son los protagonistas principales del cambio de época del que todos hablamos», aunque «lo vivimos sin comprender y ni siquiera imaginamos su magnitud».

En un vídeo grabado para el Encuentro Mundial de Jóvenes de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) –que se desarrolla virtualmente con el lema Embrace the world in an ignatian way–, ha alentado a los participantes a «elegir el camino de futuro en el que encuentre sentido su vida», a hacerlo «desde la esperanza» y a tomar «la decisión de recorrerlo».

«Los animo a reconocer y disfrutar la diversidad de sus culturas, gustos y modos de expresarse… y desarrollar la creatividad necesaria para integrar la complejidad de las situaciones que les toca vivir e imaginar nuevas formas de relaciones más humanas», ha aseverado.

Al hilo de varias preguntas de jóvenes, el jesuita venezolano ha incidido en que, «al identificarnos con Jesús en Cristo y ser movidos por su amor, entramos en sintonía con los crucificados de este mundo», y ha valorado «la generosidad de tantísima gente» en este tiempo de pandemia, cuando no solo se han puesto a prueba la medicina y los sistemas sanitarios, sino que también ha salido a relucir «la profundidad de la injusticia incrustada en las actuales relaciones sociales en todos los niveles». «La mayor contribución de ustedes, los jóvenes, sería tomar conciencia de lo sucedido, profundizar en su significado y confirmar el compromiso con la transformación de las estructuras injustas que dominan la humanidad», ha abundado.

El general de la Compañía de Jesús también los ha invitado a «acoger la pluralidad y acercarse con serenidad a lo distinto», como algo plenamente cristiano: «Acoger la pluralidad comienza, siguiendo el ejemplo de Jesús, por no juzgar ni condenar. Significa perder el miedo de acercarse a lo diverso y estar dispuesto a percibir la novedad como alternativas de vida y no como amenaza a lo que es habitual. […] Dentro de la diversidad se encuentran posibilidades de vida y también de muerte. Adentrarse en ella requiere desarrollar el discernimiento de los caminos del buen espíritu y los del maligno».

En este sentido, con la mirada puesta ya en los jóvenes de CVX e ignacianos, ha reivindicado el valor del examen del día para «reconocer la presencia de Dios» y «reafirmamos constantemente la elección que hemos hecho». «El examen ignaciano se asemeja a un colirio que refresca la vista y permite percibir con mayor claridad la acción de Dios en la historia humana, en la vida del grupo y en la mía –ha explicado–. […] Permite ver si lo que hago cada día se mantiene dentro de la elección de vida hecha o si, por el contrario, se va enfriando esa opción y me voy alejando del camino elegido».

Asimismo, ha remarcado la importancia de la oración para vivir en libertad, con un «desapego de los afectos desordenados», al tiempo que ha asegurado que «la experiencia del Dios de Jesús no es intimista sino personal y apostólica» y que «la comunidad es necesaria para vivir la fe cristiana».

Durante la jornada también se ha podido escuchar al jesuita José María Rodríguez Olaizola, que ha contrapuesto la imagen del turista a la del peregrino, que es lo que fue san Ignacio de Loyola. Mientras que el turista es «un coleccionista de lugares» que se queda en «lo externo», que viaja «a golpe de reloj, con el horario marcado y una agenda en la que rara vez cabe la improvisación» porque así evita «dificultades», el peregrino viaja «abierto a la sorpresa», «aprende y crece con cada paso que da» y «no evita las dificultades, las afronta».

El camino de Ignacio, ha relatado, es el seguimiento de Dios, un camino «a la vez interior y exterior», que exige desprendimiento y que no va estar exento ni de dificultades ni de derrotas. «Buscad ejemplos de vuestra propia vida, contexto, pasado, presente o futuro, donde se pueda ver esa posibilidad de vivir las cosas como turista o como peregrino. La fe (incluso la espiritualidad ignaciana), se puede vivir como turistas o como peregrinos. ¿Qué sería la fe del turista?, ¿cuál la del peregrino?», ha concluido.

El presidente de la Comunidad de Vida Cristiana en España, Eduardo Escobés, también ha querido participar y ha llamado a la juventud a hacer “una contribución real a una sociedad y una Iglesia que necesita nuestra participación”.

“Ignacio de Loyola salió con ganas de conquistar el mundo para Dios, descubrió que Dios fue quien lo conquistó por su causa”, ha recordado Escobés.

En este sentido, el presidente de CVX España ha explicado que al igual que San Ignacio salió al camino y ahí se encontró con Dios, “la CVX mundial necesita salir: dialogar con la vida social, política, eclesial…, con la sociedad de hoy, sus desafíos y contradicciones, sus conflictos: la injusticia, la pobreza, la degradación del planeta, la polarización, el sexismo social, cultural y eclesial que no reconoce a las mujeres en su plena ciudadanía, nuestra Iglesia y su dificultad para dialogar con la realidad de hoy y encontrar su espacio, su rol…”

“El espíritu no habla en discursos sino en el corazón, y ahí hay que empezar, escuchándonos”, ha asegurado Escobés, que también ha señalado otro aspecto “donde la CVX puede aportar mucho (…): hoy, el hábito del discernimiento se ha vuelto particularmente necesario, dice el Papa”. Un discernimiento que, en palabras del propio Eduardo Escobés, “no puede ni debe quedarse en lo individual, sino que tiene que ser colectivo”.

Eduardo Escobés se ha despedido agradeciendo este Encuentro Mundial y dando un mensaje: “la CVX es una vocación que se vive en comunidad en el mundo y para el mundo.”

Como ya pasó durante el primer día del Encuentro y a lo largo de la segunda jornada del mismo, este sábado, 31 de julio, fiesta de san Ignacio de Loyola, cerca de 150 jóvenes de 52 países han reflexionado y compartido sus vidas, su fe y sus esperanzas. El evento ha concluido con una eucaristía celebrada desde Manresa.

Para más información, pueden seguirse los perfiles de de Misión Joven en Twitter, Instagram y Facebook, así como el canal de CVX España en YouTube.

Así ha sido el día 2 de ‘Embrace the world in an ignatian way’

«Estamos llamados a superar fronteras en busca de uno de los grandes retos de hoy: la reconciliación. En esto, el ejemplo de san Ignacio puede servirnos de guía». Este es uno de los recordatorios que ha lanzado el vicepresidente ejecutivo de Entreculturas, Daniel Villanueva, SJ, este viernes, 30 de agosto, en el Encuentro Mundial de Jóvenes de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX), que se desarrolla virtualmente con el lema Embrace the world in and ignatian way.

En una ponencia sobre la necesidad de tejer redes para así construir el Reino de Dios, ha afirmado que «como Iglesia, tenemos una vocación de abrazar la realidad desde todas las perspectivas posibles», y ha valorado que los ignacianos configuran un «cuerpo apostólico diverso que ya está funcionando en red y que puede encaminarnos a una conversión capaz de conseguir cosas que hasta ahora eran casi inimaginables».

En este sentido, ha querido resaltar varios ejemplos de campos en los que hoy se trabaja más y mejor gracias a las redes, como la red de escuelas jesuitas, Magis, Ecojesuit, el Servicio Jesuita a Migrantes, o el trabajo que se hace con personas refugiadas y las universidades.

El dirigente de la ONGD jesuita ha acabado lanzando una pregunta a los más de 130 jóvenes de una cincuentena de países: «¿Qué parte de todo este proceso puede tocarte a ti para crecer, más allá de lo que puedas haberlo hecho ya por ti mismo?».

Durante esta segunda jornada del encuentro también ha participado en vídeo la superiora de la provincia de Virgen de Guadalupe de las Misioneras Claretianas, Ondina Cortés. «La vida no es solo lo que te pasa, sino lo que haces con lo que te pasa. Quería transformar mi experiencia en algo útil. Quiero que esté al servicio del proyecto de Dios, el Reino de Dios», ha planteado.

Al igual que en el primer día, se ha proyectado un vídeo de un lugar vinculado a san Ignacio –la casa familiar, en este caso–, se ha continuado perfilando el denominado CLC Young Code y se ha han podido conocer testimonios de distintos miembros de CVX en el mundo, como el de la doctora Blanca Gracia, que ha narrado su experiencia en primera línea de la lucha contra la pandemia.

El Encuentro Mundial de Jóvenes de CVX concluirá este sábado, 31 de julio, fiesta de san Ignacio de Loyola, con un intenso programa que incluye intervenciones del padre general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, SJ; el presidente de CVX España, Eduardo Escobés, y José María Rodríguez Olaizola, SJ.

Para más información, pueden seguirse los perfiles de de Misión Joven en Twitter, Instagram y Facebook, así como el canal de CVX España en YouTube.

Así ha sido el día 1 de ‘Embrace the world in a ignatian way’

«Se nos pide que seamos capaces de abrazar al mundo con preocupaciones globales. Estamos invitados a abrirnos a la esperanza gozosa. Eso es ser exploradores de la felicidad, no de los horrores». Con estas palabras ha concluido el provincial de la Compañía de Jesús en España, Antonio España, SJ, su saludo a los participantes en el Encuentro Mundial de Jóvenes de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX), que se desarrolla entre este jueves, 29 de julio, y este sábado, 31 de julio, de manera virtual, aunque inicialmente iba a haber sido en Loyola.

Aludiendo al lema del encuentro, Embrace the world in and ignatian way, el jesuita ha incidido en que vivimos un momento en el que se producen fenómenos como la secularización, el relativismo, el hedonismo o la hiperinformación, marcado por la globalización y las brechas de desigualdad y exclusión, y es ahí donde emerge el reto de «acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro lleno de esperanza».

Acompañar, según ha desgranado, pasa por «dialogar», «estar ahí, ser capaz de compartir espacios y situaciones en la vida» y «lidiar con fallos, dudas, conflictos»; mientras que la creación es una gran «invitación» a «deliberar juntos, hablar juntos, leer la realidad, soñar, rezar juntos para ver cómo responder creativamente». Y todo ello hay que hacerlo con «esperanza», sabiendo, como supo san Ignacio, que «Dios siempre está actuando».

Acto seguido, el presidente mundial de CVX, Denis Dobbelstein, se ha conectado desde Bélgica y ha bromeado con que él un día también fue joven y se siente un poco como el presidente del Comité Olímpico Internacional, que en el pasado fue atleta y ahora tiene que decir unas «palabras sencillas». Así, ha invitado a las 113 participantes de 52 países a «sentiros cómodos en CVX», a ser «contemplativos en la acción» porque «nos urge a abrazar el mundo» —sin caer en la autorreferencialidad— y ha señalado que, si CVX realmente es un «regalo para la Iglesia y el mundo», «el Espíritu Santo jugará su papel». «Disfrutad, disfrutad, disfrutad», ha alentado al terminar.

Las ponencias de esta primera tarde han corrido a cargo del chileno Rodrigo Jordan, que ha recordado que «la pobreza representa una absurda pérdida de talentos, innovación, creatividad y emprendimiento», y del jesuita Javier Melloni, que ha hablado de la conversión al hilo de Ignatius 500. «Solo cuando es capaz de aceptar lo sucedido […] esta herida se convierte en una puerta, una luz por la que el Señor puede venir y llegar a él», ha aseverado, animando a «indagar» en «las heridas personales» para ver «cuál es el mensaje que se esconde» y «crecer a través de ellas».

Los participantes se han reunido después en grupos idiomáticos para compartir qué les han suscitado las intervenciones; han empezado a perfilar el denominado CLC Young Code, que se hará llegar al padre general, Arturo Sosa, SJ, y han podido escuchar varias iniciativas de servicio de la órbita CVX (Sevilla–España, Uruguay, Hong Kong y Kenia).

Gustando de la compañía

Por Saskia

CVX en San Sebastián

La primera vez que escuché la palabra acompañamiento, en referencia a un acompañamiento espitirual, fue en alguna de las reuniones de inicio de curso de mi grupo de monitorado de tiempo libre. La verdad que aunque sonaba muy bien no terminaba de sentirme atraída por esa “herramienta” que nos ofrecían para profundizar en nuestra fe. No fue hasta los 23 años, en una experiencia de voluntario internacional donde uno de los requisitos era tener una persona acompañante designada, que empecé en esta aventura; o eso creía yo.

Las primeras veces que quedaba con mi acompañante me sentía nerviosa y tenía dudas: ¿Qué le cuento? ¿Esto puedo decir? ¿Lo estaré haciendo bien? Sin embargo, hoy en día, diez años más tarde, cada vez que nos vemos voy con ganas e ilusión, ganas de charlar, de compartir, de encontrarme con Dios y de encontrarme conmigo misma. Porque para mí el acompañamiento es eso, encontrarme con la persona que me acompaña, pero sobre todo encontrarme conmigo misma y situarme en mi relación con Dios, gracias a esa persona que te hace de espejo, que te refleja, que no te da soluciones concretas pero hace que la perspectiva desde la que ves el mundo y te ves a ti  sea poniéndote delante de ese espejo en el que se encuentra Dios.

Sin embargo, no podemos obviar que el acompañamiento no es únicamente esos momentos concretos y citados con una persona que camina cerca de ti y te ayuda a reflejar tus sentimientos y situaciones, donde tú llevas unas dudas e incertidumbres o, en épocas de consolación, alegrías y confirmaciones. Me costó tiempo darme cuenta, y aún hoy hay veces que tardo en ser consciente; pero en mi experiencia he aprendido que el acompañamiento va más allá de esas reuniones. Es cierto que en este momento de mi vida hay una persona a la que denomino mi acompañante, sin embargo hay decenas de personas que también hacen esa labor, a veces conscientemente y otras sin saber la gran tarea que realizan.

¿O acaso cuando aquella profesora que da parte de su tiempo no remunerado para preguntar cómo están las cosas en casa no es también acompañar? ¿O ese entrenador que tras el partido perdido anima al equipo a seguir confiando y a poner en valor sus virtudes no hace esa labor de acompañamiento? Tampoco podemos olvidar a la familia, a las amistades y a todas esas personas que nos  sostienen y reflejan en nuestra realidad para que podamos seguir avanzando y construyendo Reino.

Por tanto, repensando lo escrito al inicio de este texto tengo que corregirme, ya que quizás sí que fue en esa reunión de monitorado la primera vez que presté atención a qué era el acompañamiento, pero puedo asegurar que la primera vez que tuve un acompañante no fue en ese viaje de voluntariado. Por supuesto mi familia y amistades han sido mis primeros acompañantes en esta vida, poniéndome delante de mi realidad en infinidad de ocasiones y escuchando y observando humildemente mientras recorro mi camino. Tampoco me puedo olvidar de un número importante de profesores y profesoras que han dedicado tiempo y recursos que iban más allá de su labor como docentes, siendo parte importante de mi infancia y juventud. Y qué decir de los grupos de tiempo libre y de referencia, si eso no es acompañar…y no hablo únicamente de la persona monitora que acompaña a la juventud, sino de cómo las personas con más experiencia o las personas que comparten contigo la tarea son también personas que, muchas veces sin querer, te acompañan en muchos aspectos vitales, incluido el espiritual. Te colocan frente a Dios a través de sus conversaciones, de sus acciones, de sus ánimos y de sus hombros, donde a veces también nos toca descansar. Tampoco podría olvidarme de las personas con las que actualmente comparto la vida: mi familia y amistades, mi comunidad de CVX, mi comunidad Magis, y personas con las que he tenido el privilegio de poder trabajar. Todas ellas también hacen una labor de acompañamiento conmigo, a veces con facilidad y otras veces con más piedras en el camino, muchas puestas por mí. Sin embargo, todas ellas son personas que me ayudan a encontrarme con Dios y hacen que me cuestione continuamente el camino por el que le busco, con el deseo de seguirle de la mejor manera posible.

Siento que el haber tenido este amplio acompañamiento y, por supuesto, el tener el privilegio de tener al acompañante que tengo desde joven, me ha dado herramientas para escuchar a Dios con más profundidad, para ir contemplando el camino recorrido y para poner en infinidad de ocasiones luz al que venía por delante. No me queda más que agradecer a Dios haberme dado el privilegio de sentirme tan bien acompañada en esta vida.

Las opiniones e ideas que aparecen en los artículos publicados desde Acompañ-arte son responsabilidad de las personas que los han escrito y, por tanto, no necesariamente coinciden con los de CVX-España como institución.


[1]

Embrace the world. Loyola 21

CVX quiere sumarse al evento Ignatius 500, que rememora el aniversario de la Conversión de San Ignacio, mediante un encuentro mundial de jóvenes en Loyola.

Porque el carisma ignaciano atesorado por la Compañía de Jesús y compartido por muchos, se ha extendido por los rincones del planeta, haciendo vibrar a los jóvenes de una forma muy especial.

Los jóvenes podrán vivir su propio proceso personal a la luz de la conversión de San Ignacio.

Experimentarán La herida, pues nos encontramos delante de un mundo herido en el que muchas personas están sufriendo.

También tendremos presente LaTorre, la fortaleza que nos lanza a salir, a discernir cuáles son las fronteras que estamos llamados a habitar.

Como Ignacio iremos de Peregrinaje para encontrarnos a otros en el camino e ir construyendo Reino junto a los demás y para todos.

Y finalmente viviremos La Celebración junto a toda la familia ignaciana, para ser enviados a los respectivos países con la certeza de haber estrechado vínculos con nuevos amigos en el Señor, aportando todo lo que somos y el deseo de servir mejor allí donde estemos.

Para abrazar al mundo, intentando aliviar el sufrimiento de sus criaturas, al estilo de San Ignacio.

Contaremos con el acompañamiento y la experiencia de expertos, de jesuitas y de miembros de CVX, y los jóvenes recibirán la visita y el mensaje especial del Padre General Arturo Sosa.

No te pierdas toda la información que irá apareciendo en Redes Sociales.

En el encuentro contaremos con la presencia del Padre General de la Compañía, Arturo Sosa SJ, o el Provincial, Antonio España SJ, así como jesuitas como Olaizola, Dani Villanueva o Melloni.

Contaremos también con la presencia de otras personas que compartirán vida y experiencias, como Ondina Cortés SMI, Rodrigo Jordán, y muchas más sorpresas y testimonios.

Os tendremos informados en directo en redes sociales. Y por la tarde, tras las sesiones en vivo, estarán disponibles las grabaciones de sus intervenciones en nuestro canal de Youtube.

No te pierdas detalle.

Embrace the world. Loyola 21

CVX quiere sumarse al evento Ignatius 500, que rememora el aniversario de la Conversión de San Ignacio, mediante un encuentro mundial de jóvenes en Loyola.

Porque el carisma ignaciano atesorado por la Compañía de Jesús y compartido por muchos, se ha extendido por los rincones del planeta, haciendo vibrar a los jóvenes de una forma muy especial.

Los jóvenes podrán vivir su propio proceso personal a la luz de la conversión de San Ignacio.

Experimentarán La herida, pues nos encontramos delante de un mundo herido en el que muchas personas están sufriendo.

También tendremos presente LaTorre, la fortaleza que nos lanza a salir, a discernir cuáles son las fronteras que estamos llamados a habitar.

Como Ignacio iremos de Peregrinaje para encontrarnos a otros en el camino e ir construyendo Reino junto a los demás y para todos.

Y finalmente viviremos La Celebración junto a toda la familia ignaciana, para ser enviados a los respectivos países con la certeza de haber estrechado vínculos con nuevos amigos en el Señor, aportando todo lo que somos y el deseo de servir mejor allí donde estemos.

Para abrazar al mundo, intentando aliviar el sufrimiento de sus criaturas, al estilo de San Ignacio.

Contaremos con el acompañamiento y la experiencia de expertos, de jesuitas y de miembros de CVX, y los jóvenes recibirán la visita y el mensaje especial del Padre General Arturo Sosa.

No te pierdas toda la información que irá apareciendo en Redes Sociales.

En el encuentro contaremos con la presencia del Padre General de la Compañía, Arturo Sosa SJ, o el Provincial, Antonio España SJ, así como jesuitas como Olaizola, Dani Villanueva o Melloni.

Contaremos también con la presencia de otras personas que compartirán vida y experiencias, como Ondina Cortés SMI, Rodrigo Jordán, y muchas más sorpresas y testimonios.

Os tendremos informados en directo en redes sociales. Y por la tarde, tras las sesiones en vivo, estarán disponibles las grabaciones de sus intervenciones en nuestro canal de Youtube.

No te pierdas detalle.

Economía, otra forma de amar.

Por Víctor Vega Vicente, CVX CPA en Madrid

El pasado 26 de mayo el economista y filósofo indio Amartya Sen fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. Se le concedía dicho premio por sus múltiples aportaciones a las teorías del desarrollo y la economía del bienestar y otras dirigidas a descubrir las raíces de la pobreza, la desigualdad y las hambrunas. Se le conoce como la conciencia de la economía y es uno de los principales críticos del capitalismo de nuestra época. Hace ya 40 años que presentó su tesis, que por entonces parecía revolucionaria: el hambre que padecían —y aún padecen— amplias capas de la población mundial no es consecuencia de la falta de alimentos, sino de los deficientes y desiguales sistemas de distribución de los países. En 1998 ya había obtenido el Premio Nobel de Economía.

Read moreEconomía, otra forma de amar.