Sobre arte y sociedad

Enrique Falcón (Valencia, 1968) es miembro de la CVX ‘Ignacio Ellacuría’ de Valencia y trabaja como educador y pastoralista en un centro de la Compañía de Jesús. Como escritor, ha publicado una veintena de libros y entre ellos cabe destacar La marcha de 150.000.000 (publicada en 1994, 1998, 2009 y 2017), la Trilogía de las Sombras (publicada en 2005, 2008, 2013 y 2020) y un apocalipsis cristiano, Sílithus, que salió a la luz el día mismo en que se decretó en España el primer estado de alarma del año 2020. Poemas suyos han sido musicalizados por Javier Peñoñori, Niño de Elche y Exquirla (esta última banda, con el disco Para quienes aún viven). Todos sus trabajos de crítica literaria y política están recogidos en el volumen Las prácticas literarias del conflicto: registro de incidencias (2010).

Como ejemplo del tipo de poesía que Quique escribe, aquí tenéis un vídeo con un poema suyo, “Europa muda” (incluido en su libro “La marcha de 150.000.000”, inspirado por la Teología de la Liberación), interpretado por la banda ‘Exquirla’ ante el original del “Guernica” de Pablo Picasso y retransmitido por RTVE en la primavera de 2017:

El amor, la ira

(sobre el papel del arte y la poesía en un tiempo herido)

Enrique Falcón

1)      Mirar de frente a la desesperanza y no bajar los ojos.

         Por eso, escribimos.

2)      Belleza: la sed que convoca un poema. También, sobre todo, un poema político.

3)      Nuestra tarea trata de conectar nada menos que tres dimensiones en la raíz misma de nuestros poemas: la dimensión histórica, la dimensión personal y la dimensión estética.

         Solo desde este particular posicionamiento (que no pasa exactamente por ninguna estrategia de equilibrio), podrá entenderse nuestra peculiar sorpresa hacia la tanta poesía unidimensional que hoy se escribe en nuestras latitudes.

Read moreSobre arte y sociedad

La Pascua en Salamanca

Me acerqué a la Pascua de Salamanca por primera vez allá por el año 2017. Mis hijos eran aún pequeños y, como familia joven, nos resultaba especialmente atractivo gozar de un espacio donde los adultos pudiésemos compartir oración y comunidad, a la vez que los niños vivían su propia Pascua junto a otros niños y niñas de su edad. Además, pertenecemos a la comunidad CVX en Salamanca, que desde el año 2010 la organiza en colaboración con la parroquia de El Milagro de San José, la Compañía de Jesús y, en algunas ocasiones, las Hijas de Jesús.

La Pascua de Salamanca surgió como iniciativa del párroco que tenía en aquel momento un doble objetivo: acompañar a los miembros de la Comunidad de Jóvenes en su proceso y animar, y también acompañar, la vida parroquial durante los días del Triduo Pascual.

Surgió, pues, como una pascua juvenil y universitaria que, al igual que los que en ella participaban, ha ido creciendo hasta convertirse en una experiencia para jóvenes profesionales y familias jóvenes, con y sin hijos.

Volviendo a la experiencia personal, nuestra participación en la Pascua de Salamanca no surgió por una simple conveniencia geográfica. Nos interesó porque esta Pascua está dirigida a jóvenes adultos y familias con niños, dos colectivos que a veces están un poco “olvidados” en las propuestas pastorales de la Iglesia, pero que merecen ser acompañados en sus procesos vitales y necesitan, igualmente, de espacios que faciliten la convivencia comunitaria y el crecimiento espiritual.

Read moreLa Pascua en Salamanca

¡A acompañar!

Parece que la vida va de acompañamiento y de acompañar…

Acompañar en el plano familiar, cuando te toca ponerte al lado de quienes te han precedido y van envejeciendo de manera consciente y aumentando sus limitaciones. También de quienes están empezando esta aventura llena de incógnitas y se encuentran en ese momento en el que se creen inmortales, porque es lo que toca por su edad. Y, sin lugar a duda, al lado de la persona con la que compartes un proyecto lleno de intimidad en el que el verbo “acompañar” se fusiona con otro, “compartir”, y generan entre ambos una complicidad que es muy difícil de explicar con palabras.  

Acompañar en el plano laboral, cuando has experimentado que tu vida profesional es estar diariamente al lado de personas, grupos o colectivos, formales e informales, y esto, casi como si fuera un milagro, permite que ellas mismas (personas, grupos o colectivos) vayan descubriendo sus propios caminos, sean protagonistas de sus decisiones y se reconozcan desde la plena autonomía llena de dignidad.

Acompañar en el plano espiritual, cuando te has puesto al lado de quien está buscando, de manera honesta, vivir una experiencia de profundidad, de encuentro consigo mismo y con ese Dios que habla a la vez en lo más íntimo y en lo más público, y tu labor es, al menos, no molestar y tímidamente ayudar a que esa comunicación, que es la vida espiritual, fluya.

Acompañar en el plano comunitario, cuando te pones a la escucha, una escucha orante, junto a alguien, individual o colectivo, que está queriendo discernir para poder deliberar y decidir en su vida, de manera real y práctica. Cuando se pone la persona, el grupo de vida, la comunidad en búsqueda de los signos de los tiempos y de la llamada del Espíritu para poder responder con una mayor fidelidad.

Acompañar en el plano eclesial, cuando te haces cargo y ayudas a descubrir la necesidad de una nueva realidad que responda más y mejor al mensaje de Jesús de Nazaret, y compartes en ella la importancia de abrir puertas y ventanas para que se mueva el aire, y construyamos conjuntamente una realidad eclesial inclusiva, plural y diversa, propia de un mundo en el que seguimos no a una abstracción sino a un Dios realmente encarnado en la historia.

Read more¡A acompañar!

¡¡¡ Cuántas experiencias y cuánto aprendizaje acompañando !!!

En estos días me llegaba una imagen que se titulaba “Cómo aprende nuestro cerebro”, acompañada de imágenes que decían: un 10 % leyendo, un 20 % escuchando, un 30 % observando, un 50 % viviendo y escuchando, un 70% dialogando con otros, un 80 % haciendo y un 95% enseñando a otros.

Internamente me pregunté: ¿y cuánto he aprendido acompañando? Y un instante después me auto-respondía, acompañar no es lo mismo que enseñar, pero tiene un poco de todo esto y un plus más. Y me llenaba un profundo sentimiento de agradecimiento ¡¡¡cuántas experiencias y cuánto aprendizaje acompañando, gracias Señor!!!

En mi experiencia acompañando procesos personales y grupales, tengo que agradecer a Dios el haber sido testigo de su paso por la vida de otros, es un escaparate muy especial, he visto como Dios ha mimado, acariciado, cuidado, cambiado, cuestionado… y mientras lo veía, todo esto se reflectía en mi misma.

Cuando acudo a una entrevista personal o una reunión de grupo en la que acompañó, repito una petición a Dios a modo de mantra, “Señor, que no estorbe…”. Implícitamente le pido que no le quite el protagonismo, que sepa escuchar, que sepa callar, que esté abierta a cuanto viene de Él…  Algo que me sorprende con cierta frecuencia es que el Señor saca de mi lo mejor que tengo y siento que es Él quien lo hace y no yo.

Descubrí que tengo que descalzarme porque me acerco a un lugar sagrado, donde Dios viene a nuestro encuentro, al mío y al del acompañado.

¡Anímate! Si has sido acompañado y alguna vez has pensado en acompañar, ¡anímate y ponte a ello!  es una experiencia riquísima y si soy sincera he aprendido más que todo lo que he podido dar.

Habrá un tiempo para formarte.  Para leer sobre el tema. Descubrir el don del tiempo de escucha y de la espera, son tiempos que Dios nos regala y es una gracia aprender a vivirlos y a sentirlos como don. Habrá tiempos de duda. Aprenderás de cómo eres acompañado. Hay que evaluarlo, vivirlo y compartirlo en Comunidad.

Tu experiencia será distinta a la mía, pero las dos se encontrarán y en alguna reunión compartiremos, aumentando el sentimiento de agradecimiento y juntos descubriremos matices y sentimientos que individualmente no son fáciles de ver.

¡Gracias a Dios y a cuantos Él ha puesto en mi vida!

Y no he hablado del plus: la oración. Pero ese es tema para otro artículo.

Biby Manso. Cvx Caná en Madrid

Read more¡¡¡ Cuántas experiencias y cuánto aprendizaje acompañando !!!