Día 6: Renacer

Comenzamos el día 6. El día está focalizado sobre el renacer. Como cada primavera es tiempo de que los nuevos brotes renueven todo el árbol, que de la tierra buena germinen las semillas.

El equipo del ESDAC retoma la guia del proceso. Vemos la línea de nuestra historia donde habíamos puesto 2 tipos de sentimientos sobre diferentes eventos de los últimos 70 años de CVX m. Hay momentos que han concentrado sentimientos positivos, como la refundación de las CCMM en CVX en el Vaticano II. Y hay otros hechos que concentran sentires negativos.

Dice José de Pablo: toda persona o grupo tiene heridas en el pasado. ¿Quien de nosotros no tiene una cicatriz? ¿Cómo convives con tu cicatriz? Ella no es el centro de tu cuerpo, lo sigue siendo el corazón, tu mente o tu rostro. Pienso pensando en mi vida y la de nuestras comunidades: convirtamos las heridas en cicatrices. No se olvidan pero se integran, se besan como el resto de la piel, la compasión y la ternura hacen que los conflictos y daños curen para ser piel de la vida.

José de Pablo explica el proceso. Hay dos modos: bussines o discernimiento. Es dos banderas: el gran capitán que usa el poder, divide entre cómplices y oponentes, ansiedad por la propia imagen. En el otro modo, la bandera del Rey Eternal en vez de poder y autoridad hay dinámica de servicio y escucha activa. En vez de dividir bandos crea fraternidad y cuerpo apostólico. En vez de ansiedad hay paz y reconocimiento. En vez de preocuparnos por el qué hacer profundiza en el quien soy. En vez de una pirámide hay comunidad en círculo.

Dice José que el modo del poder y la influencia no es malo pero es un medio y tiene su momento. En nuestro modo de proceder, los liderazgos quedan envueltos, integrados y purificados en un modo mayor, que es el discernimiento, que no construye pirámides sino círculos comunitarios donde todos participan.

Toda la Asamblea Mundial está en profunda oración. Ahora, precisamente ahora, necesitamos que recéis por todos nosotros. Venga, mirad al Occidente allí donde estéis, hacia Buenos Aires (calculad bien), buscad una ventana, un horizonte, el skyline que veis de ciudad y orad a María para que nos dé luz.

Por la mañana rezamos sobre el evento vivido está semana que está haciendo nacer algo nuevo en nosotros. En la asamblea para compartir en una sola frase qué estaba cambiando en nosotros, cambiamos la forma de la sala. Con paz y cuidado se nos retó a adoptar una nueva forma como Asamblea, un círculo. Ahora nos vemos todos cara a cara, no hay jerarquías, todos alrededor del Espíritu, abriendo un gran espacio central al paso del Espíritu.

Por la tarde se nos invita a buscar nuestro “nombre de gracia”. Hay un documento bastante interesante que explica este concepto. Personas y grupos tienen nombres de gracia. Francisco el pobre de Asís, Ignacio de Loyola AMDG, etc. También los grupos tienen nombres de gracia. El Arca de Jean Vanier es una “relación que transforman y es signo para otros”. Los Trapenses mártires de Tibhirine son “aquellos que rezan entre otros que rezan” (recordad que estaban en Argelia). Son ejemplos del “nombre de gracia”.

El nombre de gracia expresa la identidad, vocación y misión de una persona o comunidad.
En el ESDAC el nombre de gracia es “Comunión” y cada miembro del equipo (unos 30) tiene su propio “nombre de gracia”. A veces la persona tarda años en descubrir su nombre de gracia. Es algo que es parte de tu identidad y tu vocación. Abram sintió que Dios se lo daba: Te llamaras Abraham. A María: tendrás un hijo y le pondrá a por nombre Enmanuel.

Este esquema es muy bueno: las dos banderas de la asamblea, bussines o discernimiento.

Se nos invita a orar: Dios no tiene nombre pero ¿con qué nombre de gracia está en tu vida? Primero rezamos 45 m., luego compartimos en grupo con el método de las 3 rondas y finalmente todo fluye a la Asamblea con intervenciones cortitas.

Deja un comentario