Mujeres en diálogo en la CVX

Por Mujeres en Diálogo de CVX

Titulamos este artículo con el nombre que nos hemos dado en el grupo de mujeres que hemos constituido en CVX, orientado a compartir experiencias y ponerlas en valor y promover la reflexión, el diálogo y la movilización. La iniciativa surgió en torno al V Seminario de Mujeres en Diálogo de la ATE (Asociación de Teólogas), espacio de generación de pensamiento colectivo que aborda temáticas del diálogo fe-cultura desde una perspectiva feminista y suscita preguntas sobre la experiencia religiosa y las implicaciones sociales y pastorales que surgen de ella. Así se formó en octubre de 2020 esta red de compañeras de distintas comunidades locales, buscando ser lluvia fina para nuestra comunidad. Al comenzar a reunirnos nos hicimos conscientes que la mayoría estábamos en contacto con grupos de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia.

Nos hemos constituido como grupo de mujeres, en plural, ya que aportamos una multiplicidad de visiones que enriquecen el análisis y nuestra contribución surge de nuestra propia experiencia profunda de vida y de fe. Nos definimos y sentimos plurales y diversas. Hablar de “la mujer” en singular nos remite a un imaginario esencialista que nos reduce a un único patrón igual e invariable para todas. Es importante reconocernos como sujeto agente y no como mero objeto de estudio u opinión. Reivindicamos poner en juego los talentos, los carismas y la capacidad de acción que tenemos las mujeres y que no responden a ninguna «misión o esencia femenina” idéntica y uniforme para todas. Nos sentimos llamadas a posibilitar que cada persona desarrolle su vocación en plenitud y en diversidad de ministerios y no en función de la división de los roles de género establecidos durante siglos. Todos los hombres y mujeres somos criaturas de Dios amadas en igualdad: “A imagen y semejanza suya los creó: varón y hembra los creó” (Gen.1, 27) o “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús” (Gal.3,28).

MOVIMIENTOS DE MUJERES EN LA IGLESIA

En España desde hace más de 30 años, redes como Mujeres y Teología, la ATE o la Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana Femenina se articulan para ofrecer alternativas para reconfigurar el mundo y la Iglesia recogiendo el testigo de tantas mujeres que han ofrecido su espiritualidad y su acción a lo largo de la historia.

La red de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia agrupa a colectivos de mujeres creyentes comprometidas con la causa de Jesús que luchan por la renovación de la Iglesia y la transformación social. Su objetivo es hacer una llamada a todas las personas que formamos la comunidad eclesial para que seamos conscientes de que las mujeres, siendo una parte fundamental de la misma y estando implicadas en todas las tareas, no somos suficientemente reconocidas, ni tenemos la oportunidad de que nuestra voz sea escuchada en la mayoría de las instancias eclesiales. El año pasado, alrededor del 8 de marzo Día Internacional de la mujer, muchas mujeres y hombres de nuestra comunidad participamos en las concentraciones que tuvieron lugar frente a las catedrales de nuestras ciudades bajo el lema “Hasta que la igualdad se haga costumbre”. Este año están convocadas movilizaciones para el próximo 7 de marzo en distintas ciudades españolas para volver a denunciar públicamente la desigualdad y alzar la voz contra la discriminación en el seno de la Iglesia.

A nivel internacional, el movimiento de Voices of Faith sostiene y aboga por una Iglesia Católica profética, donde las voces de las mujeres cuentan, participan y lideran en igualdad de condiciones con los hombres. Entre sus iniciativas está la convocatoria del Sínodo de las Mujeres, programado para 2022 coincidiendo con el que ha convocado el Papa sobre Iglesia y Sinodalidad.

JESÚS Y LAS MUJERES

Nuestro compromiso hunde sus raíces en la contemplación de la relación que Jesús tuvo con las mujeres. Jesús tuvo una actitud respetuosa e inclusiva en una época donde las mujeres no contaban socialmente. Este fue el mensaje de esperanza que atrajo a numerosas discípulas. Los versículos de Lucas nos relatan el discipulado de mujeres: “Después de esto, iba por los pueblos y las aldeas predicando el Reino de Dios. Le acompañaban los Doce y algunas mujeres: María Magdalena, Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes y Susana y algunas otras, las cuales le asistían con sus bienes”. Jesús apostó por visibilizar y dar palabra a las mujeres e incorporarlas a su misión de tal forma que salieron del ámbito privado que les estaba destinado en la sociedad judía. Esta relación de Jesús con las mujeres le generó una gran incomprensión en su entorno judío. Jesús generó un nuevo estilo de convivencia que rompía con la tradición y, por ello, nos gustaría que las figuras de mujeres seguidoras de Jesús fuesen ejemplo de vida para todas las personas que se consideran cristianas, no sólo para las mujeres.

Os invitamos a que como comunidad nos sintamos  todxs invitadxs a contemplar los encuentros de Jesús con las mujeres y a dejarnos interpelar por su mensaje.

FEMINISMOS

Una cuestión que aflora cuando miramos nuestra vivencia de fe y los feminismos es la contradicción y el miedo que surgen cuando ponemos estas dos experiencias en relación. Esa contradicción y ese miedo pueden convertirse en una invitación a buscar nuevos lugares de diálogo y encuentro con otrxs para enriquecer nuestra perspectiva e integrar esa contradicción. Son una oportunidad para la escucha mutua y la búsqueda de novedad, son fuente de creación y semilla de cambio.

¿Estamos dispuestxs a mirar y acoger esta contradicción? ¿Hasta dónde sentimos, hombres y mujeres, la llamada a emprender un camino de desaprendizaje de patrones, conductas y relaciones en nuestra vivencia de la espiritualidad? ¿Puede ser el análisis crítico de esta contradicción un criterio de discernimiento?

Pepa Torres, en su libro “Teología en las periferias”, nos dice que “los nuevos feminismos proponen en definitiva otra forma de ver, entender y estar en el mundo, un nuevo sentido común en el que en nombre de las diferencias no se legitime la desigualdad”. Así, los feminismos nos ayudan a mirar la realidad desde nuevas categorías que desvelan estructuras y relaciones de poder y nos abren la puerta al descubrimiento de nuevas potencialidades que todas las personas tenemos. El género no es una ideología sino una categoría de análisis que nos da claves para mirar y transformar la realidad. Incorporar el enfoque de género interseccional en nuestra interpretación, nos ofrece una oportunidad para poner en relación fe y vida, y nos recuerda que el Evangelio nos interpela a deslegitimar cualquier forma de poder o abuso.

Aspiramos a una transformación global en la que se reinterpreten las estructuras y las relaciones dentro de la Iglesia. Urge el cambio para generar una cultura inclusiva e igualitaria para hombres y mujeres en la Iglesia que avance hacia la comunidad de iguales. Si no, corremos el riesgo de que las generaciones más jóvenes, que apuntan socialmente hacia la igualdad, se desvinculen irremediablemente de nuestra Iglesia.

Como comunidad, podemos preguntarnos:¿cómo son nuestras estructuras, nuestros liderazgos, nuestras celebraciones? ¿Qué estamos aportando a la construcción de esa comunidad de iguales que quiso instaurar Jesús?

Os dejamos nuestro correo electrónico para recibir vuestros comentarios y aportaciones (mujeresendialogo@cvx-e.es) y os invitamos a participar el 16 de marzo a las 19h en el encuentro virtual con Pepa Torres: “CVX en diálogo: Las mujeres en la Iglesia. Mujeres para una Iglesia inclusiva y participativa. Aportes desde la espiritualidad Ignaciana”

Algunas referencias bibliográficas:

Las opiniones e ideas que aparecen en los artículos publicados desde Política-mente son responsabilidad de las personas que los han escrito y, por tanto, no necesariamente coinciden con los de CVX-España como institución.


[1]

5 comentarios en “Mujeres en diálogo en la CVX”

  1. Gran idea. Les envío un cariñoso saludo desde el puerto de Valparaíso. Participo en CVX desde hace mucho tiempo. Y también en otras organizaciones interesadas en estos temas como Mujeres Iglesia (MI) y la Coordinadora Paz de Justicia (CPDJ) . Saludos

Deja un comentario