Compartir del Reloj de la vida en Zaragoza

He tenido la suerte de participar en la primera edición del Reloj de la Vida en Zaragoza. Han sido seis sesiones en las que  hemos tenido ratos para, recordar, reflexionar, emocionarnos, tomar conciencia de dónde estamos, soñar planes futuros….y para orar.

Pilar y Marga han dirigido las muy preparadas sesiones con agilidad, gestionando bien los tiempos y favoreciendo la comunicación de todos los participantes del grupo.

    Marta y Javier han estado todos los días, entre bambalinas, asegurando el buen funcionamiento del taller. Desde aquí, mil gracias por el cafecico cariñoso de mitad de la mañana.

      Y todo el grupo hemos compartido con generosidad vivencias, reflexiones, temores…y, sobre todo, el deseo de seguir oyendo en nuestro interior la invitación “Sígueme”.

En la primera sesión reflexionamos sobre lo que cada uno de nosotros habíamos vivido hasta ahora y que nos ha llevado a ser lo que somos. Todo. Lo bueno y lo menos bueno. Identificamos a las personas que han sido significativas en nuestra vida y, con memoria agradecida, dimos gracias al Señor por ellos y por haberlos puesto en nuestro camino. Oramos nuestra historia de vida, entendiendo la vida como Techo, Pan y Palabra. Desde la aceptación y el agradecimiento, y con el convencimiento de que nuestro tiempo y todos los tiempos están en manos de Dios.

La segunda jornada la dedicamos a pensar en las pérdidas que hemos tenido en el pasado y que tenemos en la actualidad y cómo las afrontamos cada uno. Desde las capacidades personales que pueden ir mermando progresivamente hasta las personas que hemos querido y que ya no están y cómo hemos elaborado ese duelo. Especialmente bonita fue la dinámica en la que entrenamos cómo cambiar la sensación de pérdida y desánimo al sentimiento de amor y agradecimiento a esa persona a través de la asociación de un símbolo.

En la segunda parte de la sesión reflexionamos y compartimos sobre los límites  que no nos dejan avanzar pero también sobre las fortalezas que nos han sido regaladas y la importancia de los demás en nuestro día a día.

El tercer día fue momento de perdonarse y perdonar. Oramos con la Parábola del Hijo Pródigo y resaltamos la importancia de escuchar y rezar con los demás para que nos ayuden a descubrir nuestras durezas de corazón que nos impiden estar en paz y crecer. Dedicamos un rato a escribir una carta a una persona con la que teníamos un asunto pendiente, indicando los sentimientos que eso nos producía y poniendo palabras a lo que nos hubiera gustado que fuera y no pudo ser. Esto nos ayudó a pensar sobre el perdón como liberación, tanto para el que ofende como para el ofendido. A intentar separar la ofensa de la persona… y a aprender a ver cuánto nos cuesta perdonarnos a nosotros mismos. A veces, nos juzgamos con excesiva severidad. Perdonar es sanador para la persona que perdona. Perdonar es un camino que necesita tiempo para recorrerse. Este camino se recorre desde el reconocimiento al Amor del Padre, que nos perdona y disculpa siempre, incondicionalmente.

            La cuarta sesión la dedicamos a comparar nuestra vida soñada con la real e intentamos detectar qué ideas e ilusiones erróneas no nos dejan ser felices. La historia del Padre Damián es ilustrativa de cómo nos complicamos a veces y no sabemos ver y aceptar la ayuda que se nos brinda o las alternativas que se nos ofrecen.Y oramos al Señor diciéndole, al igual que Bartimeo, “Señor, haz que vea”.

            Las dos últimas sesiones las dedicamos a restaurar el sentido de nuestra vida, a “poner en hora nuestro reloj”. A reflexionar sobre cómo dicho sentido ha ido cambiando y evolucionando conforme vamos cumpliendo años. Especialmente emocionante fue escuchar la canción de Mercedes Sosa “Todo cambia”. Evocamos de nuevo a las personas que habían dejado huella en nosotros y eso nos llevó a pensar en qué huellas habíamos dejado nosotros hasta ahora en los demás y en las que nos gustaría dejar.

            La última tarde construimos un puente que unía nuestros orígenes con nuestros deseos de donde queremos llegar en el futuro. Reconociendo nuestras dificultades (durezas del corazón) pero apoyándonos en nuestras fortalezas personales (dones recibidos) y motivaciones que nos empujan a querer ser “Constructores del Reino de Dios” y pidiéndole al Señor la Gracia de tener una mirada compasiva con nosotros mismos y con los demás. 

            Para finalizar el último día, el broche de oro fue rezar juntos, en voz alta, la oración de San Ignacio “Tomad, Señor y Recibid”. Después, fotos para el recuerdo y “meriendica”.

            En todas las sesiones ha estado presente el agradecimiento a formar parte durante  muchos años de la Comunidad, por tanto bien recibido y por tantos amigos que acompañan en el Camino. Los que estuvieron, los que están y los que vendrán.

Un millón de gracias a todas y a todos!!!!!

Pilar Casanovas

CVX en Zaragoza

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.