NO LO NIEGUES. MARTES SANTO. 4 abr 23

Cuando dejas de hacer lo bueno, por pereza, egoísmo, imagen, prestigio y tantas excusas más, estás negando a Jesús.

Cada vez que te avergüenzas de ser creyente, de hacer cosas «de Iglesia» porque  te da palo, corte o te importa más el qué dirán, estás negando a Jesús.

Cada vez que te olvidas de hacer oración, de comunicarte con Dios, de mirar el mundo a través de los ojos bondadosos de Dios, estás negando a Jesús.

Seguro que encuentras alguna manera de no negarle. Especialmente si te rodeas de gente que valora su mensaje con tú. 

0 comentarios

Enviar un comentario