III Domingo de Cuaresma

Jn 2, 13-25 – Expulsión mercaderes del templo

TEMPLO

El Templo, símbolo de la presencia de Dios en medio de su pueblo, ha sido convertido en un mercado en el que comprar y vender el amor de Dios.

Y Jesús, con una reacción que nos descoloca, vuelve a recordarnos que tenemos que quitar de nuestra vida todo aquello que nos distrae del sueño que Dios tiene para nosotros.

En esta Cuaresma, ¿de qué has de limpiar tu vida?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *