18 de diciembre. Conmovernos=movernos con ellxs

Hoy, día 18 de diciembre, se celebra el día del migrante. Puede que muchas personas estén cansadas de los Días Internacionales, pero hasta que no vivamos en un mundo más justo debemos verlo como una oportunidad para dejar de mirar pantallas y observar a quien tenemos al lado. Vamos a rascar brevemente qué se esconde debajo de este día. Cada día hay personas que deben tomar la decisión más difícil de su vida: abandonar su hogar en busca de una vida mejor. Actualmente nos acercamos a 300 millones de migrantes internacionales en el mundo, casi el 4% de la población mundial. Datos, números… enfoquemos un poco más… Ahora mismo hay personas que se encuentran caminando hacia la frontera de España con una pequeña bolsa que recoge todo lo que han dejado atrás. Hoy, una semana antes de Navidad, en pleno invierno, hombres, mujeres y niños esperan en el monte Gurugú el momento de saltar la valla de Melilla. Mientras lees estas palabras, personas hacinadas en pisos de Laayoune, Sahara, desean que la patera que les lleve a Canarias salga cuanto antes y su sueño no se quede a la deriva.

Según nos vamos alejando de los fríos números y cifras y nos vamos acercando hacia los rostros y los corazones latentes de esas hermanas y hermanos nuestros, es imposible no conmoverse. El Papa Francisco nos recordó los cuatro verbos que resumen el compromiso que como Iglesia tenemos con los migrantes y refugiados: acoger (o acompañar), proteger, promover e integrar. Todas las instituciones estamos llamadas a ser lugares de acogida, de protección o acompañamiento, promoción e integración para todas y todos, sin excluir a nadie.

Así, si nos acercamos un poco más y escuchamos testimonios como los de Adela, Amadou o Maddy, cuyo proceso hemos conocido brevemente a través de los vídeos que desde la Red de Fraternidad del Equipo de Migraciones de CVX España hemos presentado, a modo de novena, con motivo del Día del Migrante, nos será mucho más fácil dar el paso de conmovernos a movernos con ellos y ellas.

Lucía, Inma y Ana son testimonio vivo y latente de ese mensaje de acogida, acompañamiento, promoción e integración. Y seguimos rascando en ese día a día con nuestras hermanas y hermanos que con mucho dolor han salido de sus hogares, y aparecen las comidas y cenas compartidas, las risas y los juegos de mesa con los niños, las manos enlazadas en esas tardes de consuelo mutuo, en esa ropa que se dobla y se guarda en el armario. Así se mueven juntos y juntas Lucía, Amadou, Inma, Ana, Adela, Maddy, Bego, Guiller, Nacho, Cecilia, Alfonso, Marta, Elisa… Y las palabras de Francisco, que en un principio se sostenían en un papel que lo aguanta todo, nos muestran lo que vamos a celebrar dentro de una semana, que la Palabra se hizo carne, testimonio vivo de un Jesús que nació migrante y consiguió integrar la acogida permanente en su día a día. La trinidad miraba el mundo y se conmovió, llegó Jesús y se movió con las últimas y últimos de igual manera que desde CVX aspiramos caminar.

Red de Fraternidad

CVX en ESPAÑA

Ver NOVENA DÍA MIGRANTE

3 Comentarios

  1. Marisa

    Gracias por acercarnos de forma concreta y real a esa realidad dura y compleja que nos habeis mostrado que de cerca se vuelve más alegre y sencilla. Así es el mensaje de Jesús.
    Un abrazo grande.

    Responder
    • Elena

      Aunque tarde quiero agradecer este camino de 10 dias.
      Acercarnos y ayudar a otras/os a acercarse a esta injusticia encarnada en nuestros hermanos migrantes nos mueve a sembrar un poquito de justicia en nuestro limitado entorno.
      Todo suma ,las grandes movidas están formadas por pequeñas acciones.
      Que esté 2024 nos encuentre unidos moviéndonos con esperanza por una sociedad más justa

      Responder
  2. Amparo

    Précioso y profundo testimonio por ambos lados. GRACIAS

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *