El arte de sanar a través del perdón

Consolación y bendición. Así, salieron del taller del perdón de Cuatro Estaciones (proceso de acompañamiento a personas divorciadas, de CVX), las 13 personas participantes, el pasado fin de semana del 18 y 19 de noviembre.

Después de una serie de dificultades y retrasos, se pudo celebrar el mismo, aunque fuera en modalidad on line. Las personas participantes, habiendo superado la estación del Invierno de este proceso, y unas pocas de ellas habiéndose divorciado hace ya varios años, compartieron con gran libertad y generosidad sus dificultades, miedos, dolores y también esperanzas. La comunidad on line incluyó, incluso, a un matrimonio de CVX de México, que llevaban ya casados más de 30 años y que querían sanar las heridas que todavía podían tener pendientes de sus primeros enlaces.

El taller fue conducido por la pedagoga Anna Mascaró, guía de estos encuentros en numerosas ocasiones y quien también sufrió y aprendió mucho de su propio divorcio acaecido hace más de 30 años. Desde la empatía, introdujo a las personas participantes través de diferentes módulos, en la difícil tarea del perdón a la ex pareja y del autoperdón, como vías de sanación interior. Lo hizo a través de diversas dinámicas que les condujeron a conocerse más y mejor; trabajar el crecimiento personal; localizar qué cosas de sus sistemas familiares han de romperse y ordenarse de la mejor manera posible; y a visualizar la sanación y la esperanza que nos trae el perdón.

El fin de semana transcurrió desde una primera emoción contenida, a la expresión y suelta de la rabia y el dolor, para acabar con una visión más realista y de aceptación de su situación actual.

Tips, trucos, formas de expresar el dolor, de crecer y trabajar sus habilidades personales…y las nuevas creencias que deben guiar sus vidas, fueron recibidas con gran ilusión por las personas participantes. Asimismo, poder escuchar cómo otras transitan por el dolor y resuelven sus problemas fue un momento de gran consolación para las personas talleristas. El clima logrado, a pesar de ser on line, superó con creces sus expectativas que, al acabar, se sintieron parte de una comunidad doliente en vías de sanación.

Ahora, les toca lo que repitió Anna Mascaró en varios momentos: “El taller empieza mañana”. Y ahí están las personas participantes, comenzando apenas su taller, transitando por el perdón como camino de autosanación.

Equipo misión familia CVX-E

Algunos testimonios:

  • “El taller se desarrolló en un clima de exquisita delicadeza y cariño, de muchísimo respeto por las personas que estábamos allí, de mucha comprensión por los diferentes momentos evolutivos en los que nos encontrábamos cada uno”
  • “Fue muy revelador en algunas cuestiones como, el ejercicio de autoconocimiento, el orden en el sistema familiar, el auto perdón, la revisión del sistema de nuestras creencias, entre otros”.
  • Todas las personas pudimos abrirnos y compartir nuestras experiencias, pudiendo aportar más luz si cabe, a la cuestión del perdón, convirtiéndose en un lugar privilegiado donde cuestionarnos y ayudarnos entre nosotras para poder avanzar y evolucionar en nuestro proceso de sanación. Fue un regalo. ¡Gracias compañeras!
  • “Mil gracias al equipo de Cuatro estaciones, por la gran labor y el mucho bien que hace este itinerario. Mi encuentro con vosotros fue providencial, inesperado como todo lo que viene del Padre Bueno, así que a Él también gracias, por haberos puesto en mí camino”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *