IV DOMINGO de CUARESMA

DEL EVANGELIO DE JUAN (3, 14-21)
Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios. Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios».

Orar en Domingo:
El Padre es el Salvador, por José Enrique Ruiz de Galarreta sj
Dios amó tanto al mundo que le dio a su Hijo único, por Hermann Rodríguez Osorio sj
Dios es de todos, por José Antonio Pagola
Desde la Palabra de Dios, por Jorge Humberto Peláez sj
Es Dios quien nos busca, por José María Maruri sj

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *