LUZ de LUNA

Si la luz de la Luna
escurriéndose por entre las hojas y ramas,
llega a iluminar el tronco fornido,
y maravillados observamos cómo es y cómo era,
es que algo nuevo nace en la Tierra.
Y si el fuego nos asombra en la noche,
e imaginamos al verlo sorprendentes formas,
colores mágicos,
generosos dones,
vidas que evolucionan y progresan
es que hay juventud en la Tierra.
Y si un pueblo, ni que sea de un solo individuo,
camina con decisión por caminos ignotos,
del hoy y el aquí,
sin vacilar y sin miedo,
es que hay progreso espiritual en la Tierra.
Y si alguien, por pequeño y único que sea,
escudriñando en su ensueño
es capaz de divisar un bello país
siquiera un instante feliz
y sus ojos sollozan de emoción y de gozo,
es que hay Esperanza en la Tierra.
Y si el Cristo encuentra descanso,
en lo más hondo de nuestra morada interior,
llenándola así de optimismo,
de coraje y de Fe,
es que hay salvación en la Tierra.
Y si cada uno de nosotros se abre confiado
al Amor y al Eterno,
al enigma envolvente,
al que con ternura está a nuestra vera,
y al que nos molesta e irrita con su compañía,
entonces, solo entonces,
hermanos, sabremos
que se celebra la Pascua en la Tierra.
Por Pedrojosé Ynaraja

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *