Mujeres agradecidas, mujeres Transformadoras

Katy ocupó el espacio de la sala y alzó la voz – “Compañeras, mi corazón no cabe dentro de mí por tanto que tengo que agradecer”. Su rostro brillaba y sus ojos estaban llenos de fuerza. Llevaba años en Sevilla tras su salida de Colombia y aquel día, ese 27 de diciembre, su cuerpo menudo tenía la fuerza de las que han sentido el coraje de ponerse de pie. -“Me ha encantado estar este rato con ustedes pero tengo que irme a trabajar”.

Ella fue la primera en alzar la voz, en expresar lo que había pasado por el corazón tras compartir juntas un rato en el que construir lindas bolas de papel plateado y dorado que adornaron la sala. De repente se hizo un silencio y al momento tomando su bastón se alzó Giselle y cantó con fuerza -”¡Estoy viva!”, toda la sala aplaudió y acogió con alegría la noticia de su salud renovada tras un año difícil de hospitales y operaciones. Un año en el que había encontrado acogida en el piso Ítaca tras quedar sin un lugar seguro tras la pérdida de trabajo. La música hizo después su aportación y las risas y los cantos fueron alegrando el momento. La sala estaba cada vez más llena y no dejaba de llegar gente en esa noche mágica donde lo sencillo del encuentro se hacía pesebre que acogía la Vida. Mujeres mayores, mujeres jóvenes, venezolanas, colombianas, paraguayas, peruanas, congoleñas, nicaragüenses, marroquíes…algunos niños y alguna pareja acompañante.

Todo estaba muy cuidado, pero lleno de gran sencillez para permitir que el espacio fuera de todas y cada unas de las presentes.


Tras el momento de la sala Arrupe tocaba pasar a la merienda, ese compartir alrededor de la mesa redonda, ese momento que nos une en la bendición de lo que la tierra nos ofrece. Sylvia sumergió al grupo poco a poco en una actitud interior que favoreció agradecer el regalo de cada uno de los alimentos presentes en una mesa preparada con
tanto mimo que pareciera que estuviéramos en cualquier celebración de los bañados de Asunción del Paraguay. La oración se hizo espontaneidad y el aplauso final inauguró la chocolatada. Dos señoras de mediana edad se me acercaron a preguntar con mucho interés – “¿Dónde podemos apuntarnos a la asociación?. Estamos cuidando a unos señores mayores en Nervión desde hace un año y no conocíamos este lugar. Nos ha llegado por telegram”. Una de ellas llevaba en su mano un platito pequeño con un polvorón y un bombón. Lo llevaba como si de un tesoro se tratase. “Esto es la Navidad” pensé por dentro.


Navidad es ese espacio de sentido que se crea en lo más sencillo y que nos habla de la importancia de los vínculos y de las redes de unión, Navidad es ese espacio de encuentro, en el que compartir cada uno lo que tiene y ponerlo en común. Cuando iba de camino del encuentro pensé para mis adentros ¿Quién va a ir un día 27 a las 17 de la tarde al Centro Arrupe a una merienda navideña? Mi mirada burguesa llena de planes y de actividades navideñas me empañaba la importancia de crear espacios cuando una no los tiene, cuando una está tan lejos de su hogar. La unión del grupo se palpaba en el ambiente. Mujeres unidas por sus cadenas globales de cuidados, dejan a muchos atrás y cuidan de nuestros mayores, mujeres unidas por historias de vida de superación, muchas de ellas de violencia, de desgarros. Pero quizás en esa tarde fría de diciembre, la mayor unión era la esperanza de sentir que era posible una vida mejor y que tejiendo redes podrían ser sin duda mujeres “Transformadoras”.


Teresa González Pérez

Claver SJM, Sevilla

La Asociación Claver SJM lleva más de diez años trabajando con mujeres migradas. Desde el año 2017 promueve el programa Transformadoras en el que se ofrecen espacios formativos, asesoría en extranjería, orientación laboral y acompañamiento. 473 participaron en el año 2023 en Transformadoras, una apuesta por el liderazgo de las mujeres y por su formación como clave en sus proyectos de vida.

1 Comentario

  1. marta rosario Sánchez García

    Gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *