Nador, una misión en la frontera

Por Alvar Sánchez sj, Caritas Maroc

En el Mediterráneo occidental, entre Marruecos y España, se halla una tierra de encuentro, en la que cohabitan varias culturas (europea, magrebí y subsahariana), diversas lenguas (árabe, francés, rifeño y español) y diferentes religiones (musulmanes, cristianos y judíos). En este rico y diverso lugar se vive una realidad dramática. La Frontera Sur de Europa occidental, donde confluyen las rutas migratorias del oeste y norte de África, es una herida abierta en la que personas de África, Oriente Medio y Asia ponen en riesgo sus vidas.

Cerca del enclave español de Melilla, en la ciudad marroquí de Nador, una comunidad de jesuitas de la Provincia SJ de España participa en la misión de la Delegación Diocesana de Migraciones (DDM) del arzobispado de Tánger. La DDM es una organización de la Iglesia católica al servicio de las personas más vulnerables, que ofrece ayuda humanitaria como respuesta a la situación de vulnerabilidad que sufre la población en tránsito.

“Promovemos la solidaridad con la población de riesgo, sea cual sea su nacionalidad, origen, creencias o género y trabajamos por la protección de las personas y el respeto a sus derechos. Intentamos cuidar la acogida y la escucha personal y comunitaria para restablecer la integridad emocional y cubrir las necesidades básicas de las personas desplazadas. Además, ofrecemos a las personas migrantes y refugiadas acompañamiento y orientación hacia las estructuras administrativas, educativas y sanitarias. También ofrecemos ayuda de emergencia ante situaciones de crisis humanitaria”.

El voluntariado y las nuevas narrativas sobre la migración

Esta comunidad de jesuitas considera la promoción y el acompañamiento del voluntariado como una parte esencial de su misión en Marruecos. Sabemos que el lenguaje es el vehículo del pensamiento y que, a medida que elaboramos nuestro lenguaje y discurso, vamos creando nuestro pensamiento. El lenguaje y el pensamiento compartidos configuran la conciencia colectiva. Y sobre la base de esta conciencia colectiva construimos nuestra visión de la realidad.

En este sentido, las narrativas a las que nos vemos expuestos tienen el poder de motivar una comprensión de la movilidad humana bien como una amenaza o como una oportunidad. La construcción de una nueva narrativa es una responsabilidad mientras haya otros que tomen la palabra con discursos que deshumanizan a las personas.

“Estamos convencidos de que la juventud puede proponer a nuestras sociedades una nueva narrativa sobre la realidad migratoria. Ver y escuchar a las personas que deciden dejar su país, acompañar su fragilidad, conocer a través de ellas los contextos de conflicto y la injusta distribución de los recursos, así como la falta de educación y las causas que la provocan, nos cambia la mirada. Algunas misiones nos acercan a la herida del mundo y a la manera de revelarse del Amor de Dios, que escogió encarnarse en una familia desplazada de condición muy humilde. Este misterio de Amor nos invita a acoger el sufrimiento de las víctimas como “lugar” desde el que descubrir la realidad y nos ayuda a entender mejor quiénes somos y para qué estamos aquí.”

La prevención como estrategia

Conscientes de la dificultad de dar respuesta a la complicada situación que se vive en la Frontera Sur del Mediterráneo occidental, estos jesuitas señalan el rol decisivo de la comunidad de origen en el proyecto migratorio de las personas que deciden migrar. Por ello, se hace cada vez más necesario sensibilizar a la población en los países de origen sobre la situación de la migración en Marruecos y Europa para así reducir los riesgos y establecer estrategias de protección.

El proyecto de acompañamiento y prevención “País de origen” surge del mismo deseo que nos trajo a esta orilla del Mediterráneo: proteger la vida de la amenaza de la frontera. Debemos tratar de comprender las dinámicas que impulsan los proyectos migratorios. A menudo nos encontramos con sueños vanos basados en promesas falsas. Otras veces es la misma familia quien está en la raíz de la decisión de migrar del joven. Con la misión de conectar la intervención en Marruecos con los puntos de origen en el África subsahariana, en 2019 pusimos en marcha la intervención “País de Origen” en Guinea Conakry y Senegal. El objetivo principal es reducir los riesgos vinculados a la migración irregular mediante acciones de sensibilización, información y desarrollo comunitario.

Senegal, un país en la encrucijada

Senegal es un ámbito clave de intervención, debido al elevado número de personas que se ven forzadas a migrar poniendo en riesgo sus vidas. Los datos sobre el número de víctimas, que organizaciones como Caminando Fronteras o Missing Migrants nos ponen delante de los ojos (cerca de 8.000 en 5 años), sitúan a la ruta canaria como la más mortífera del mundo (OIM). Sin embargo, durante el verano pasado, se multiplicó por 6 la llegada de pateras a las Islas Canarias.

Desde principios de 2022, un equipo multicultural, acompañado por la comunidad jesuita, desarrolla su actividad desde la ciudad de Mbour, al sur de Dakar. La intervención se lleva a cabo en coordinación con otras entidades locales. Con un enfoque preventivo y de reducción de riesgos de la migración forzosa, las actividades de sensibilización en Mbour, en los suburbios de Dakar y en las localidades del interior del país, se orientan a los colectivos jóvenes y a sus familias y comunidades.

Además, la intervención reconoce y atiende las consecuencias humanas de estos proyectos migratorios, como las muertes y desapariciones en el mar o en el desierto. En respuesta a esta incertidumbre y dolor, iniciamos un proyecto de acompañamiento comunitario para procesos de duelo, ofreciendo un espacio compartido de reparación y reconciliación.

La espiritualidad juega un papel fundamental en este proceso de reconstrucción psicosocial. Para muchas participantes, rezar en comunidad por sus seres queridos es un acto especialmente emotivo y significativo. Para quienes no somos musulmanes, es un privilegio compartir ese momento excepcional y poder acercarnos a otra forma de rezar en la que reconocemos la propia.

Mujer, tecnología y trabajo en red.

En el contexto migratorio, las mujeres enfrentan desafíos particulares, siendo víctimas de violencias específicas, con la amenaza constante de la trata de personas en la ruta de África Occidental. Es esencial reconocer esta realidad y aumentar los esfuerzos para proteger a la mujer de estos peligros, integrando estrategias específicas de prevención y apoyo: “Las mujeres tenemos un gran papel en nuestras comunidades, aprovechémoslo para construir alternativas para nuestros jóvenes en lugar de empujarlos al peligro“.

Con el objetivo de favorecer la utilización de una tecnología amiga al servicio de la vida, damos a conocer la aplicación móvil RefAid, ya operativa en Marruecos y en Europa, que proporciona información actualizada y veraz sobre las organizaciones humanitarias y los recursos disponibles.

Conscientes de la importancia del trabajo de colaboración en red, adoptamos los compromisos de la Red de África y Europa para la Movilidad Humana (RAEMH). La RAEMH es una iniciativa interregional de nuestra iglesia, en la que participan más de una decena de Caritas Nacionales de Europa y África con el fin de responder a los desafíos humanitarios de la migración forzosa y contribuir a la promoción de una visión más fraterna y respetuosa de la movilidad humana.

Desde este convulso y resiliente sur, agradecemos especialmente la contribución de todas aquellas personas e instituciones que buscan abordar las causas estructurales de esta hiriente injusticia sobre la que nuestra familia humana escribe episodios de sacrificio, amor y esperanza.

—————————————————————

Imagen de portada de Freepik.

Las opiniones e ideas que aparecen en los artículos publicados desde Política-mente son responsabilidad de las personas que los han escrito y, por tanto, no necesariamente coinciden con los de CVX-España como institución.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *