Por TUS CAMINOS, SEÑOR

A ti, Señor, presento mi ilusión y mi esfuerzo;
en ti, mi Dios, confío porque me amas.
Tú nunca defraudas; eres mi esperanza.

Al comenzar, indícame tus caminos, Señor.
Que mi vida se abra a todos.
Condúceme por tus sendas
para que yo pueda compartir
paz, alegría y justicia, libertad, fuerza y ternura.

Tu eres bueno y me haces vivir;
por eso digo con todo mi ser:
gracias por esta inquietud que has puesto en mí;
guíame por tus caminos
para ser más, valer más, hacer más bien.
Hazme caminante, hazme sal y luz,
hazme hijo tuyo y hermano de todos.

A ti, Señor, te digo con todo el corazón:
¡Que no tenga miedo a verte!
Yo espero gozar siempre de tu compañía.
Hazme valiente y animoso para seguirte.

Aquí estoy, Señor.
Tu sabes como soy.
Hazme gozar por tus caminos
y vivir tu buena noticia.
F. Ulibarri

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *