RÓBAME las PALABRAS

Róbame, Señor, las palabras
todas esas palabras vacías de mi vida
todas esas voces que no son realmente la mía,
todos esos ruidos con los que lleno mi boca
y esconde lo auténtico de mi ser.
Róbame, Señor, las palabras
transforma tanta aduladora energía
en búsqueda de ti en cada esquina
y, hallándote desnudo en mi cotidianidad
sepa arroparte con un SÍ arriesgado.
Róbame, Señor, las palabras
aléjalas de mí en tal manera
que ya sólo pueda decirte que TE QUIERO
con el ritmo constante e incansable
de mi día a día.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *