Un encuentro para darnos fuerzas para seguir trabajando en la misión de los jóvenes

Durante los días 26-27 y 28 de enero celebramos el primer encuentro conjunto entre enlaces de Misión Joven y Formación de CVX España, donde hemos participado alrededor de unos 50 miembros de nuestras comunidades para orar, reflexionar, compartir y discernir bajo el lema de “Danzando con el Espíritu: Un camino para crecer”.

Iniciamos el encuentro el viernes por la noche, cenando juntos y tras esto, con una dinámica conjunta de los dos equipos en la que pudimos conocernos mejor a través de varias preguntas que nos iban saliendo en un dado. Una dinámica sencilla que nos hizo abrirnos y empezar a conocernos.

La mañana del sábado la iniciamos con un momento de oración comunitaria preparada por el Equipo de Formación en la que fuimos recorriendo el camino de formación de CVX en un recorrido. Tras esto pasamos la mañana todos juntos recorriendo los primeros tiempos de formación y trayendo a la memoria nuestro propio camino y viendo como era en los demás lugares y cómo podría serlo.

Por la tarde, nos separamos, y tuvimos la primera sesión en la que nos reunimos las personas que íbamos como parte de misión joven. Estuvimos 12 personas rezando y compartiendo como veíamos el trabajo con los jóvenes. Pudimos compartir las luces y sombras del trabajo con jóvenes, las necesidades que observamos que tenemos, qué es lo que podemos aportar como enlaces o personas de CVX que trabajamos con jóvenes,… fue un rato profundo en el que salieron muchas inquietudes, en el que nos dimos cuenta de que no estábamos solos/as, y en el que salió muy claramente la necesidad que hay de sentirnos acompañados al guiar a jóvenes y de la importancia de acompañar dentro de la comunidad (la importancia que tiene el DEAE).

Y como la gran mayoría de los que estamos en misión joven acompañamos y guiamos a grupos de jóvenes, tras esto nos volvimos a unir al equipo de formación y realizamos a taller del perfil del guía, donde pudimos orar y reflexionar sobre las características que debe tener una persona que guía.

Para terminar el día en manos del Señor tuvimos la Eucaristía en la que pudimos presentar al Señor todo lo que habíamos vivido durante el día y dejar que él nos siguiera dando luz. También quisimos tener presente que lo importante no era el encuentro en sí, sino el hecho de que todo lo que estábamos haciendo era por y para la misión, para darnos y ponernos al servicio de los demás.

Y finalizamos el día con la dinámica de furor tras la cena donde pudimos demostrar nuestros mayores dotes de canto, baile y ganas de pasarlo bien.

Al día siguiente tras la oración, volvimos a reunirnos las personas de misión joven, y desde el equipo de misión Joven se enseñó cual es el plano y cuáles son las actividades que están pensadas para este 2024. Después tratamos de aterrizar en grupo las llamadas que sentíamos que teníamos como CVX para con los y las jóvenes. Salieron cosas muy interesantes que desde el equipo de misión joven se tratarán de analizar, aterrizar y orar qué es lo que se puede hacer con ello.

Ha sido un fin de semana de encuentro, de sentirnos comunidad, de sentir unión de animas y de darnos fuerzas para seguir trabajando en la misión de los jóvenes. También nos hemos quedado con muchas ganas de seguir trabajando juntamente con el equipo de formación al ver tantos puntos de unión en los que podemos complementarnos.

Garazi Murguialday

Equipo Misión Joven CVX-E

1 Comentario

  1. Nieve Cardozo

    El Espíritu sople bendiciones a tan bonito equipo y la semilla tenga frutos en abundancia.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *