Una alto cargo de la Administración Bush admite torturas en GUANTÁNAMO

Una alto cargo de la Administración Bush, la ex juez Susan J. Crawford, que se encargaba de decidir qué prisioneros eran trasladados a Guantánamo, ha confirmado que los militares estadounidenses torturaron a un preso saudí, sospechoso de haber intentado participar en el 11-S.
En concreto, ha explicado que le aislaron, le privaron de sueño, le desnudaron y le expusieron prolongadamente al frío. Crawford es el primer alto cargo de la Administración Bush que realiza investigaciones y denuncia los hechos ocurridos. En el pasado, el presidente George W. Bush y el ex vicepresidente Dick Cheney sostuvieron que en Guantánamo no se practicaban torturas.
“Nosotros torturamos a Mohammed al-Qahtani”, dijo hoy Susan Crawford, en su primera entrevista desde que fuera nombrada miembro de la Comisión Militar de convocatoria, concedida a Bob Woodward -uno de los periodistas que destaparon hace 35 años el Watergate-, del Washington Post. “Su tratamiento coincide con la definición legal de tortura. Es por eso que no fue remitido para su enjuiciamiento”. Crawford, una juez jubilada que participó tanto en las Administración Reagan como con la de Bush, es el primer alto oficial que confirma las torturas en la prisión que sita en la bahía de Guantánamo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *