VI DOMINGO del TIEMPO ORDINARIO

Del EVANGELIO de LUCAS 6, 17-26
Bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
– Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
– Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
– Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
– Dichosos vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.

– Pero ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo! ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.
Orar en Domingo:
“Hambre y bienaventuranzas”, por José María Maruri sj
“¿Confías en Dios? ¡Que se note!”, por Javier Leoz
Comentario de José Enrique Ruiz de Galarreta sj
“Tomar en serio a los pobres”, por JAP
“¿Quién, cuándo y cómo puede decir “felices vosotros los pobres”, por Xabier Pikaza

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *