Familias acogedoras en Sevilla: una puerta abierta

En un mundo revuelto, teñido por el odio, por el abuso de poder, por la falta de respeto a la libertad y a la propia vida, nos toca inventar, modelar y soñar nuestra propia familia. Como padres, hemos ido creciendo con la práctica, equivocándonos en muchas ocasiones y celebrando en otras nuestros pequeños triunfos. Y nos encontramos, como todo lo bueno que trae la vida, con la sorpresa. Esa sorpresa que nunca es casualidad sino que aquel que sueña nuestra propia familia antes que nosotros mismos, nos pone por delante. Este año, la CVX de Sevilla y desde el proyecto de Hospitalidad de la Compañía de Jesús, da el paso, junto a la casa Mambré de crear una red de familias acogedoras. Y entre ellas, Dios nos sueña como una de ellas. Se abre ante nosotros la posibilidad de seguir creciendo, de dar un paso más en aquello que creemos como pareja y en lo que queremos educar a nuestros hijos, el mundo es casa de todos y la puerta siempre abierta.
Hemos tenido la suerte de compartir como red de familias, lo que somos  y tenemos con Edith, durante un curso escolar con Daniel, con Rashida y Maruam  en sus revisiones médicas y con Soumnia y Ayoub durante los meses de verano.
Cenas compartidas, juegos, repartos de tareas, excursiones y reuniones familiares forman parte de este tiempo en el que de manera natural, formamos familia aprendiendo unos de otros y respetando nuestras diferencias. Celebraciones, preocupaciones compartidas, bonitas conversaciones y muchas risas.
Nuestra red va entretejiéndose poco a poco y anudando nuevos hilos que nos llevarán a mejorar acogidas futuras. La ilusión común de compartir, el sueño de todos de un mundo mejor y el respeto a los ritmos y necesidades de los niños y mayores que formamos la red nos ha llevado a cumplir nuestro primer año.
Es precioso acompañar pero más bonito aun hacerlo con otros. Se trata de dar luz, no de deslumbrar a nadie y en esto podemos caer si no reconocemos que la red enriquece nuestro ser familia acogedora.
Al despedirme de Soumnia en el cambio de casa nos abrazamos y me dijo: Has sido para mí una puerta abierta. Sin duda creo que es el deseo en este primer año como red: que seamos siempre una puerta abierta.
Gracias Edith, Daniel, Rashida, Maruam, Soumnia y Ayoub. Gracias por formar parte de lo que Dios nos sueña como familia.
Ana R.
Publicado en el blog de CVX Sevilla:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.