Crónica del Encuentro de Formación de la Compañía de Jesús


Mi experiencia en el Puerto de Santa María participando en el “Plan de Formación de Nuestros Colaboradores en La Misión” de la Compañía de Jesús.

“Los otros son nuestros colaboradores, si participan de la misma perspectiva, si tienen el mismo corazón que Cristo nos ha dado.

Y si ellos tienen un corazón todavía más grande, y una visión todavía más grande, entonces somos nosotros los colaboradores suyos”.

Estas palabras del Padre Adolfo Nicolás en la homilía de acción de gracias por su elección como Padre General resonaron enormemente en mi interior acogiéndolas desde su corazón grande y humilde. La compañía de Jesús nos recibe así a los colaboradores en estas jornadas de formación de Puerto.

Mi recorrido esta vez ha sido desde la espiritualidad Ignaciana, la teología, la espiritualidad de discernimiento, haciendo un viaje histórico por la misión de la compañía, acercándonos a las grandes “eucaristías” de las Congregaciones Generales, experimentando con otros las realidades de las instituciones y empapándonos de la experiencia de los Jesuitas, la experiencia de los colaboradores, de todos trabajando en las “fronteras”.

Todo esto en un incomparable marco de la casa del Puerto de Santa María. He de confesar que el sitio me ha ayudado en gran parte a sumergirme en el trabajo, a compartir con los demás y a acercarme mucho más si cabe a estos hombres de Dios que quieren compartir con nosotros su vida, su experiencia, su historia y por supuesto esa gran riqueza que significa el tener a Ignacio como maestro e iluminador de Dios, Jesús y el espíritu que le llevó a plantar los ejercicios como fundamento de la vida e impulsor al mundo.

Me han pedido que escriba algo y me doy cuenta que todavía estoy asimilando lo que he recibido. Si, seguramente yo también he dado algo pero yo me llevo mucho más que dejo.

Hemos compartido días de reunión, de comida de paseo y en todos ellos ha habido cercanía, cariño, conexión. Gentes de Etea, de parroquias, de colegios, de radio Ecca, de centros Fe-Cultura, CVX y por supuesto Jesuitas todos con un sentimiento de unidad y sinergias por una misma misión: Servicio de la fe y la promoción de la justicia en las fronteras de un mundo en el que nos reconocemos hoy como Cuerpo para la misión.

Gracias señor por esta oportunidad, gracias a nuestros amigos jesuitas por la invitación y gracias a todos los que han participado que han puesto todo de su parte para compartir.

“Ser Cristiano es estar en misión, ser cristiano es estar en la cruz. Para un cristiano Dios lo es TODO y busca a Dios en todos las cosas”

Agustín Maldonado (Julio de 2011)

1 Comentario

  1. José J. Romero SJ

    Gracias Agustín por tu crónica. Yo también guardo un recuerdo gratísimo de nuestros encuentros en El Puerto 2011.
    Un fuerte abrazo, amigos en el Señor
    José J. Romero

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *