Experiencia de mis Ejercicios Espirituales de mes en Salamanca durante tres veranos 2016-2018

Quiero compartir con toda la CVX, cuál ha sido mi mayor experiencia de vida en estos últimos años y, ha sido la de haber podido realizar los EE completos de mes. Mi experiencia ha sido la de experimentar el oficio de consolar de Cristo. Y para ello he de remontarme a cómo empecé. Venía fatigado, cansado, roto por dentro, angustiado, con poca esperanza, y además, en una situación vital de mucho dolor mantenida en el tiempo. Y ahí estaba Él, haciéndome vivir ya desde aquel primer momento la Resurrección sin saberlo yo, con una presencia continua en ese dolor, sosteniéndome y trabajándome. Trabajándome con la precisión de un cirujano, haciéndome primero una incisión en el mundo de mis deseos, para que fuera siendo consciente de las dinámicas que estaban operando en mí y purificarlas, y así quitar cualquier impedimento posterior a mi libertad; y luego, haciendo otra incisión aún más profunda, para ir configurando en mi sensibilidad un modo de ser y estar, el suyo.
 
Hoy no soy ya el mismo que empezó hace tres años. Ha habido cambios a través de la transformación operada en mí mediante las insinuaciones recogidas en esa reforma de vida surgida a la luz de estos EE. Son parte de los efectos de la Resurrección. Una reforma que es realmente para toda la vida.
 
Os los recomiendo, pues el Señor nos va trabajando internamente, paso a paso, a su ritmo y adaptándose a los nuestros.
 
Un abrazo ante el Señor resucitado,
Tomás Undabeytía, CVX-Sevilla
 
 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.