Experiencias de universalidad en Sevilla

El sábado 22 de enero el grupo de la Parroquia Madre de Dios de Jerez de la Frontera se desplazó junto a sus familias al Centro Arrupe de Sevilla para compartir la eucaristía comunitaria con CVX-Sevilla. Fue una oportunidad para vivir la universalidad dentro del proceso de acogida en CVX que está siendo acompañado personalmente por el Comité CVX en Andalucía y Canarias a través de su Agente de Formación, José Antonio Suffo, y en espíritu por “toda la CVX” con sus oraciones.

La tarde comenzó en torno a la mesa del Señor en la capilla del Centro concluyendo con un encuentro para compartir la merienda entre conversaciones desde Dios, reencuentros, poner rostros a nombres… Aunque no hay mejor forma de experimentar lo que en esa tarde se vivió que a través de las palabras y el sentir desde la perspectiva de unos “cronistas” de CVX Sevilla y la Comunidad de Jerez:

Universalidad en nuestra casa
El pasado sábado 22 de enero, el grupo de Jerez, se acercó a Sevilla para compartir con nosotros la eucaristía y posterior merienda, por cierto, con un magnífico Solera.

Para mi fue un momento de gran alegría, por ponerle rostro a las personas que tantas veces José Antonio Suffo ha nombrado en nuestras reuniones de grupo. Ha sido también un monento de ahondar en el sentimiento de Cuerpo Apostólico, en el que el acompañamiento en la misión te hace ser uno. En el que se siente la caricia, al acercar dos partes del Cuerpo.
Y sobre todo, se ha hecho presente la Comunidad Universal. En la eucaristía, por mi mente y sobre todo por mi corazón pasaban esas personas que en él permanecen , más allá de la distancia, y que aunque estén en Tenerife, La Palma, Málaga, Madrid, Valladolid, Barcelona, Salamanca… en ese momento estaban allí, como Comunidad.

Todavía me queda el regustillo de ese momento y me siento agradecida a las personas que han hecho posible, que sin que yo saliera de Sevilla, en pocos minutos me pasease por España.

Desde aquí, mi agradecimiento a la Comunidad en Jerez.
Loli R-Lepina, CVX en Sevilla

Encuentro en la Galilea de los gentiles

Pues íbamos con ilusión mire usted. Cinco coches en fila por la autopista camino del Centro Arrupe. Marcelino abriendo camino y detrás Ana y Jesús por si nos despistábamos. Ochenta y tantos kilómetros recordando otros momentos, otros encuentros en la década de los 90, otras vidas pasadas. Pero sobre todo, rememorando la ilusión de los comienzos. Rememorando el primer pellizco de la invitación que brota del Evangelio, el primer enamoramiento, la primera lágrima, la primera oración en madurez, la primera vez.

Íbamos con ilusión porque seguimos siendo aprendices de todo y, por tanto, asombrándonos con todo.
Parecíamos chaval@s y eso nos rejuvenece. La acogida, bulliciosa y cálida de quienes saben ser anfitriones y poner a tu servicio su casa y su ser, nos hizo sentir como cuando entramos por las puertas de nuestra propia casa, guardería para los chiquitillos incluída.

La celebración en torno a la mesa del Señor, con “El”, presente y participado.
Se habló de Universalidad, de una sola Comunidad (la carta de Pablo a los Corintios también nos invitaba a ello: 1Cor 1, 10-14. 16-17)
Se habló de experiencias, de trabajos y de gratuidad. Se compartieron vivencias con inmigrantes a orillas del Lago de Galilea, en una tierra habitada por Judíos y Extranjeros, crisol de culturas por la que pasaba la antigua “Via Maris” en la que Jesús nos proclama su mensaje de conversión. “El Reino está cerca”……”seguidme y os haré pescadores de Hombres”. Este fue el Evangelio proclamado en esta celebración compartida…..el Evangelio del Domingo mire usted por donde…..sentimos la radicalidad del mensaje de Jesús que nos invita a abandonar la tibieza, a creer que otro mundo es posible….a orillas del Lago de Galilea, “Terra Zabulon et terra Nephthalim via maris trans Iordanen Galilaeae gentium”.
Se habló, se sintió y se cantó en una Eucaristía preparada por otro grupo de acogida (como nosotros). Voluntad de servicio y disposición plena.

Después una merienda-cena compartida con visita al estadio Sánchez-Pizjuán incluída en el paquete. Invitaciones varias y un “hasta luego” y un “no os olvidéis de… esto, de lo otro” y también varios “nos vemos en…”.

Al final, recorrido guiado hasta la salida de Sevilla con parada en el Benito Villamarín incluída, cortesía de José Antonio Suffo a su pesar porque en el camino alguno se perdió. ¿Pues no parece que no hemos venido nunca a Sevilla y esta era la primera vez?

….y no fuimos con la misma ilusión con la que llegamos, mire usted.
Manuel Jesús Ortega, Comunidad de Jerez

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *