SE LES UNIÓ EN EL CAMINO… Por Francisco Javier Robalino, CVX en Quito

Podría parecer pretencioso el título del artículo, tomado del evangelio de Lc 24, 15. Y quizá ésta fue la primera lección que debí tomar allá en el 2002 cuando “acompañé” mi primera tanda de Ejercicios Espirituales… Evitar la espectacularidad y dar paso al encuentro entre el Amante y el amado.
Siempre me ha parecido que el “hacer Ejercicios” es un don inmenso, especial herramienta de quienes vivimos la espiritualidad ignaciana; pero el paso de los años me ha confirmado que el “darlos” no solamente confirma la gracia de ser testigo del paso de Dios por la vida de cada uno de los ejercitantes, sino también un ministerio de servicio. Más todavía cuando el que los da es un laico (¡cuantas ventajas y dolores de cabeza me ha traído esta condición…!).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.