Queremos ofrecer algunos testimonios de la experiencia que supone vivir la Espiritualidad Ignaciana como miembros de CVX. Respondiendo a por qué en CVX la espiritualidad ignaciana nos motiva y nos sentimos atraídos hacia ella, qué hemos experimentado hasta ahora a través de la oración del examen ignaciano, de los Ejercicios Espirituales, del acompañamiento, de la vida en comunidad, del discernimiento personal y/o comunitario si lo ha habido…, así como una respuesta a qué nos llama personalmente, en comunidad, eclesial y socialmente.

 

 

 

A Ignacio, durante su convalecencia se le presenta un tiempo importante para pensar lo que le ha ido moviendo en su vida: el prestigio, la honra, la vanagloria, el poder, todas las cosas materiales… Sentía que algo se movía dentro de él, en su interior y se le iban ampliando y clarificando las luces sobre su propia vida y aquello que le rodeaba. Este proceso que vivió Ignacio es un proceso universal, es por ello que compartimos con todos vosotros, dos testimonios que pueden dar luz en nuestros procesos de llamada.
La pregunta, siguiendo a Ignacio, sería saber cómo vamos descubriendo la llamada interiormente, qué sentimientos o mociones más íntimas y profundas se han ido despertando y cómo ha sido el diálogo con Dios en esa búsqueda.