Círculos de Silencio, una forma de presencia, posicionamiento, sensibilización. Un lugar para estar con los hermanos migrantes.


¿Cómo nos gustaría que nos trataran a nosotros si tuviéramos que vivir estas situaciones?

¿Por qué nos creemos superiores por haber nacido en Europa?

Como comunidad CVX, ¿tenemos algo que decir, sensibilizar, apoyar, denunciar?

Las migraciones no son un problema sino la consecuencia de muchos problemas. Pobreza, guerras, hambre y cambios climáticos, un sistema económico que – como dice el Papa Francisco – aplasta a pueblos enteros. Estos son los problemas que dan lugar al fenómeno de la migración.

En estos últimos años estamos consintiendo que exista una excesiva permisividad de humillaciones a las personas, sobre todo a las personas inmigrantes, que necesita de una respuesta. Humillaciones, tanto a nivel personal (un policía que golpea con impunidad a un inmigrante), como a nivel social (periódicos mintiendo y azuzando contra el inmigrante), como a nivel institucional (los CIES, las deportaciones, etc.).

Todo eso nos lo planteamos en el Círculo de Silencio y en solidaridad con las personas inmigrantes, DENUNCIAMOS las leyes que van en contra de los derechos humanos más elementales.

En el año 2007, ante la violencia que existía contra las personas inmigrantes y el maltrato que suponía a la dignidad humana, un grupo de franciscanos inicia en Toulouse una acción que denominaron Círculos de silencio y que se ha ido extendiendo por muchas ciudades de todo el mundo.

Es un movimiento ciudadano que considera que la situación en la que viven muchas personas es extremadamente precaria y apela a la conciencia de quienes hacen las leyes, de quienes las aplican y de aquellos en cuyo nombre son hechas, para hacer posible una política más respetuosa con la dignidad de las personas.

Un gesto de solidaridad con las personas migrantes y refugiadas que pretende ayudar a tomar conciencia, interiorizar y ser un elemento de interpelación a la sociedad sobre la situación de extrema gravedad que muchas personas sufren en Europa.

Los círculos pretenden reimplementar una cultura no-violenta a través de una acción accesible a todo el mundo, en una actitud de respeto frente al que sufre y con la intención de abrir la mirada de la sociedad en el apoyo a estas leyes injustas.

En silencio, como forma de acción que aglutina a personas de buena voluntad, que pudiendo tener confesiones, culturas o ideología diferentes, encuentran

En la fecha señalada en cada ciudad, un día concreto del mes, se convoca a un círculo en el que, con carteles, pancartas, música, se mantiene un tiempo de silencio, en el que la presencia de las personas son el testimonio de los hermanos y las injusticias silenciadas. La acción termina con la lectura de un manifiesto, una canción, …

El confinamiento ha supuesto una dificultad añadida para las personas con menos recursos, y llegamos a celebrar un círculo virtual el 26 de Marzo coincidiendo todos los Círculos de Silencio de España.

En cada ciudad organizaciones locales se coordinan en la organización de la acción pacífica de los círculos. Tanger, Nador, Tetuan se unen también en esta acción de sensibilización mensualmente. Diversas comunidades de CVX están implicadas en la planificación y organización en sus ciudades, Valladolid, Salamanca, Zaragoza, Madrid, Almeria, Lleida,… Además, a nivel nacional, los distintos círculos de España nos coordinamos a través de un grupo de Whatsapp y recopilamos información en circulosdesilencio.wordpress.com

En Zaragoza nos juntamos los primeros viernes de mes, a las 8 de la tarde en la Plaza de España y solemos acudir unas 60-70 personas. Justo acabamos de celebrar en julio nuestro Círculo número 100.

Participamos de forma estable 10 organizaciones: Acción Solidaria Aragonesa, Cáritas Diocesana de Zaragoza, Asociación de Inmigrantes Senegaleses de Aragón, Proyde, Comité Oscar Romero, Encuentro y Solidaridad, Delegación de Migraciones, Centro de Solidaridad Proyecto Hombre, Centro Pignatelli (Jesuitas) y CVX Zaragoza. Además de muchas personas que se acercan a título individual.

Al final del acto se lee un manifiesto que prepara cada mes una organización y terminamos con la canción “no me llames extranjero”.

Cada mes subimos al blog (circulodesilenciozaragoza.blogspot.com) el manifiesto que se ha leído con alguna foto del acto.

Además de los círculos mensuales, cada año solemos organizar alguna charla o mesa redonda. Por ejemplo, el año pasado organizamos una charla titulada “¿Qué es el racismo y cómo combatirlo?” a cargo de Moha Gerehou, y este año hemos tenido una mesa redonda bajo el título: “Respuestas no violentas ante emergencias sociales”.

Desde CVX Zaragoza entendemos que participar en el Círculo de Silencio es una forma más de tejer redes y estrechar lazos con personas y organizaciones con las que nos encontramos también trabajando contra el racismo, por la sanidad universal, la acogida a los refugiados, etc.

Desde el equipo de migraciones, el mes que nos toca organizar el Círculo animamos especialmente a la CVX Zaragoza a participar, asistiendo, y reflexionando previamente sobre la situación de extrema gravedad que muchas personas sufren en Europa.

Joaquín Felipe. Equipo Migraciones Zaragoza.


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.