Encontrarnos para acoger

 

El Papa Francisco, hace algo más de 2 años, nos dirigió un mensaje que se recogió en el Foro Social Mundial de las Migraciones en México; dicho mensaje se basaba en la necesidad de acoger, proteger, promover e integrar como respuesta a los desafíos planteados a la comunidad política, a la sociedad civil y a la Iglesia por el fenómeno migratorio de la actualidad. Estas cuatro palabras nos calaron muy hondo a todos los que trabajamos en este ámbito de misión. El Santo Padre nos reclamaba colaboración, siempre para mayor beneficio de todos migrantes, refugiados, desplazados, sus familias, sus comunidades de origen y las sociedades que los acogen. Nos recordaba que esto sólo se podría lograr en un diálogo transparente, sincero y constructivo entre todos los participantes, así como en el respeto de los roles y responsabilidades de cada persona.

Asumiendo esta responsabilidad, el 13 de junio, una semana antes del día del refugiado, muchos miembros de CVX España nos juntamos ante la llamada que desde el equipo de Migraciones se nos hacía para compartir todas las experiencias de acogida a personas migrantes que se estaban dando o se querían impulsar en nuestras comunidades.

Este encuentro, que duró apenas 2 horas y tuvimos que hacerlo de manera online, no impidió sentir el calor y la cercanía de todos los que estábamos presentes y abrir nuevas puertas y miradas a las experiencias de acogida que hacemos como CVX.

Los objetivos del mismo eran 4:

–  Compartir experiencias de acogida a personas migrantes, en todos sus formatos: en familia, desde la comunidad local, apoyando recursos de otras entidades, en recursos propios…para conocer y actualizar el mapa de acciones.

–   Compartir aprendizajes que puedan ser útiles para todas las experiencias y en definitiva, para las personas migrantes a las que acompañamos

–   Definir lo que podríamos construir juntos como red.

–  Proponer formas de sensibilizar y animar a otras comunidades locales a implicarse en esta misión.

Así, a las 10 de la mañana se fueron conectando personas de la CVX de Sevilla, Burgos, Arrupe Elkartea, Granada, Tenerife, Zaragoza, Madrid, Barcelona, Jerez de la Frontera, Almería, Salamanca, Málaga, Valladolid… Belén Santamaría nos dio una calurosa bienvenida, nos presentó el encuentro y dio paso a Inmaculada Mercado que, desde Sevilla, nos puso en presencia del Padre/Madre a través de una bella oración que, a pesar de los problemas técnicos que se produjeron, nos predispuso a compartir el encuentro desde la mirada de la fe.

Posteriormente, a mí me correspondió presentar los distintos modelos de acompañamiento que se están impulsando en España. Para ello me basé en un cuestionario que la mayor parte de los participantes habían cumplimentado previamente y que permitió ver los distintos horizontes que se vislumbraban. Así, partiendo de la Campaña de Hospitalidad, pasamos por algunos proyectos comunitarios de acogida como la Asociación Claver, la Casa Mambre, la Red Mambré Sarea, Jesuiten Etxea… y por otros proyectos asumidos, integrados o apoyados de manera comunitaria o por miembros de CVX como los que presentan Adafa “Familias de acogida de Aragón”, Villa Teresita, Espacios Berakah, proyecto Nazaret, la Red de Acogida El Puerto de Santa María… Por último, en esta presentación vimos también los tipos de acogimiento que se estaban produciendo como familias de acogida de larga estancia, familias de respiro, familia referenciales y familias de comunidad.

Con las “cartas sobre la mesa”, a las 10:30 nos juntamos en grupos pequeños para presentarnos, compartir nuestras motivaciones, luces y sombras de las experiencias concretas en las que participamos o nos gustaría participar… Momento que nos dejó a todas con la palabra en la boca, ya que los tiempos nos obligaron a cambiar de grupos y dialogar sobre aquellos retos de futuro que nos planteamos cómo red de fraternidad que somos.

Esos sueños los plasmamos finalmente en un padlet que compartimos en plenario en el que se fueron dibujando las líneas que nos gustaría trazar en un futuro y así poder hacer realidad ese Reino de hermanas y hermanos con el que soñaba Jesús y que Francisco nos invitaba a construir con 4 palabras: acogiendo, acompañando, promoviendo e integrando. ¡¡Que así sea!!

Josu Beaskoetxea Melchisidor

CVX ARRUPE ELKARTEA


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.