ESPAÑA seguirá NECESITANDO nuevos INMIGRANTES LABORALES

Aunque no me gusta mucho relacionar la inmigración con la economía, no quería dejar pasar una información que hoy se ha transmitido a los medios de comunicación.

El Grupo de Reflexión y Propuestas sobre Empresa e Inmigración de la Fundación Empresa y Sociedad ha presentado hoy su primer documento de una serie orientada a inspirar actuaciones en los distintos agentes de la sociedad, principalmente en el sector empresarial, con relación a la inmigración. El informe concluye que “a pesar de la incertidumbre económica, España seguirá necesitando nuevos inmigrantes laborales”. Incluye cinco reflexiones y tres propuestas que ayuden a inspirar la evolución de las políticas públicas para que mejore el marco regulatorio, teniendo en cuenta que debe tender a facilitar y potenciar el libre mercado.
La primera reflexión es que “la inmigración es un reto clave desde el punto de vista social y económico, e ineludible debido a nuestra demografía”, teniendo en cuenta que los nuevos residentes representan el 9,93% de la población actual y que han contribuido al crecimiento del 50% del PIB en los últimos cinco años.

La segunda reflexión es que “la inmigración laboral tiene su principal causa en la caída de la natalidad y en el crecimiento de la demanda del mercado de trabajo durante los últimos años”, en primer lugar porque el número de nativos que cumplieron 16 años han pasado de 664.000 en 1991 a 369.000 en 2007, y después porque ha crecido la ocupación total en España desde los poco más de 12 millones de 1994 hasta los 20,2 de 2007.
Otra de sus reflexiones es que “los mensajes catastrofistas que estamos escuchando como consecuencia de la mayor incertidumbre económica, nos invitan a recordar que la inmigración laboral en España es un fenómeno estructural, no coyuntural”. La inmigración no sólo hace crecer sino que es fundamental incluso para mantener nuestra economía en sectores como la hostelería, el comercio, el servicio doméstico o la atención a personas dependientes que la población residente en España no va a poder cubrir.

Las propuestas del documento van dirigidas a los principales agentes sociales, medios de comunicación y responsables políticos y empresariales, y se resumen en tres:
— Articular un discurso constructivo, que transmita un mensaje positivo.
— Aunar esfuerzos y acordar las principales líneas de actuación a medio plazo aprovechando el inicio de la legislatura.
— Aprovechar la oportunidad de tomar la iniciativa mediante actuaciones que afecten simultáneamente a la competitividad empresarial y a la cohesión social.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.