La BRECHA entre aspiraciones y expectativas de los hijos de INMIGRANTES, un RIESGO para su proceso de INTEGRACIÓN en ESPAÑA

Los hijos de inmigrantes, la llamada segunda generación, no percibe, al menos en Madrid, un gran rechazo por parte de la población autóctona y tiene fe en la existencia de oportunidades de movilidad ascendente para todos. Sin embargo, hay una clara brecha entre sus aspiraciones y expectativas. El 53 por ciento aspira a la universidad, pero menos de la mitad -un 23 por ciento-, confía realmente en acceder a ella. Al grado educativo más alto –el postgrado universitario- aspira el 9 por ciento, pero sólo el 5 confía en lograrlo. Para muchos estudiosos del tema migratorio, esta brecha entre aspiraciones y expectativas ha sido el origen de los conflictos ocurridos en otros países europeos con las segundas generaciones (Francia, Gran Bretaña).
Los datos anteriores proceden de la primera fase de la investigación La segunda generación en Madrid: Un estudio longitudinal, presentada hoy, sobre la adaptación social y económica de los hijos de inmigrantes -la segunda generación- en España, e incluyen sólo resultados referidos a Madrid. Los autores del estudio son Alejandro Portes, del Centro de Migraciones y Desarrollo, de la Universidad de Princeton; Rosa Aparicio, del Instituto de Estudios sobre Migraciones, de la Universidad Pontificia Comillas-ICAI-ICADE, y William Haller, de la Universidad de Clemson. Los dos primeros intervinieron en la rueda de prensa ofrecida hoy.
Esta fase inicial de la investigación, que cuenta con el apoyo de la Fundación Spencer, de Chicago (Illinois), consiste en una muestra representativa de estudiantes de segunda generación en colegios de las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, tanto públicos como concertados. El objetivo del estudio es volver a encuestar a los componentes de esta muestra dentro de unos años, para saber cómo han evolucionado sus vidas y sus expectativas de integración en la sociedad española. La segunda generación se define como nacidos en España de padre o madre extranjeros y nacidos en el exterior, pero asentados en España a edad temprana, en general antes de los 12. La encuesta inicial se concentró en adolescentes de entre 12 y 17 años de promedio, de uno y otro sexo y de todas las nacionalidades de origen. En total, participaron 125 colegios del área metropolitana de Madrid. La encuesta se hizo durante el otoño de 2007 y la primavera de 2008, sobre una muestra de 3.375 casos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *