La frontera de los sueños rotos

Efraín tiene 27 años, los pies destrozados y los bolsillos vacíos. Nació en Puebla, en el centro de México, y desde mucho antes de dejar de ser un niño se agachó sobre la tierra para recolectar tomates, cebollas o lo que dispusiera el patrón. Su sueño, reunir los 1.200 dólares necesarios (unos 900 euros) para emigrar sin papeles a Estados Unidos. El viernes consiguió por fin pisar tierra norteamericana. Pero sólo durante unas horas. La Border Patrol (policía fronteriza) lo localizó frente al desierto de El Sásabe, cuando ya casi había conseguido escapar de Sonora y llegar a Arizona: “Me estuvieron correteando toda la noche hasta que mis pies ya no pudieron más”. Efraín fue detenido, montado en un autobús y expulsado a México por la frontera de Nogales.

Lee más aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *