El niño ya llega

Javier Montes Maury sj, publicaba el pasado 30-11-2020 un “hilo” en Twiter, haciéndose eco de las palabras de Tesa Reimat, médico cooperante en Nador (Marruecos).

Tesa, en Nador, tiene el privilegio de compartir la vida con personas migrantes, de quienes aprendemos mucho a esperar, confiar… en este hilo hay mucho adviento:

“Hoy he visto a la mujer que curé el viernes, llena de quemadas tras el naufragio, sonreir en la cocina mientras ayudaba a Sanata a preparar la comida para el resto de migrantes de la residencia.

El viernes ni siquiera podía andar, y ahora camina de un lado a otro de la cocina buscando los ingredientes. Con la cara aun cicatrizando, su sonrisa ilumina la habitación entera.

Esta mañana también he visto a Daniel, el chico que encontramos exhausto en el bosque tosiendo sangre, emocionarse cantando en misa la canción que él mismo había propuesto, “trouvez dans ma vie ta presence”.

Sus ojos todavía brillan como el día que le llevamos en coche a la casa de acogida, mientras rezaba y daba gracias a Dios por encontrarnos.

Hoy he visto a mujeres en la playa, participando en un partido de Korfball, pues entre su reglamento esta la obligatoriedad de que los equipos sean mixtos. Y esto, en esta tierra de desigualdades y sexismo evidente, es todo un hecho. Qué es el adviento sino esto. La alegría de una sonrisa recuperada, la emoción de una fe que vibra en cada nota, la esperanza de un porvenir que poco a poco cala y deja entrever un desarrollo. Es tiempo de confianza, de renovación, de espera activa” ¡Velad!

En el encuentro orante que desde CVX-E compartíamos el pasado día 13 de Diciembre: “Agradecimiento por tanto bien recibido”, decíamos en un momento de la oración que: “a veces me confundo, no comprendo, siento que hay llamadas que me obligan a salir de mi seguridad, de lo que conozco y “controlo”…”. ¿Tengo algún “riesgo” al que me siento invitada/o a correr por este Jesús que llega para servir y que me ofrece seguirle?

Ahora, más que nunca en este momento, necesitamos tu llegada, tu aliento y la esperanza que nos traes de una vida nueva y  unos nuevos horizontes que pueden llenar nuestra vida de plenitud y sentido. Ahora, cuando nos invitas de nuevo a seguir tus pasos y trabajar por los demás, a cuidar la vida, a construir una existencia mejor para todos…

Equipo Misión Espiritualidad CVX-E

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *