ABANDONO

¡Señor que sería mi vida sin Ti!, nada, nada. Tú cambias mi tristeza en alegría, mi desconfianza en paz, mi tiniebla en luz. Cuando me apoyo en mí solo hay malestar, si me fijo en Ti todo es alegría y paz.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.