AQUÍ y AHORA

Aquí estoy, Señor, como un grano de arena en el desierto.
Aquí estoy, Señor, a pie descalzo en tu espera.
Aquí estoy, Señor, con el corazón abierto a la escucha.
Aquí estoy, Señor, buscando paz en tu respuesta.
Quiero estarme junto a ti, sentado a tus pies,
sin pensar ni buscar, sensible al que llega.
Quiero hacer escucha mi corazón aturdido.
Quiero estarme en gratuidad contigo, aquí y ahora.
Quiero unificar mi ser y ser en tu ser.
Aquí estoy, Señor, lleno de ruidos.
Quiero silencio para escuchar tu Palabra
desde el corazón que anhela volver de nuevo al origen,
al paraíso, al caer la tarde, encontrarse con tu presencia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.