Asamblea de “principio de curso” de CVX Tenerife

El pasado domingo 7 de octubre, la CVX en Tenerife nos reunimos en la Casa Manresa de Tacoronte para celebrar nuestra asamblea de “principio de curso”. Después de una dinámica de entrada sobre el tema de la diversidad sexual, tratamos algunas cuestiones organizativas para el curso que teníamos por delante y a continuación abordamos el cuestionario que desde CVX-E se nos había hecho llegar sobre este importante asunto, frontera de la sociedad y de la Iglesia.
 

Se nos invitó a ir a la oración con la petición “Purifica mis deseos, silencia mi corazón, cura todas mis heridas, enciende en tu amor mi amor”. Luego, en la puesta en común comprobamos como efectivamente “no hay que dar cosas por supuestas” y la importancia que tiene el plantear el por qué nuestras comunidades son o no inclusivas para las personas LGTBI, y si lo son por qué y para qué, y en qué modelo de sociedad y de Iglesia creemos. El debate fue muy rico, tal vez más de lo esperado.
 
De este modo llegamos a la comida que compartimos. En la sobremesa nos reunimos toda la comunidad con el equipo gestor de la Casa Manresa recientemente renovada en pintura, decoración, y arreglos varios. Agradecimos a los compañeros del equipo su buena labor e ilusión manteniendo una infraestructura que está al servicio de la diócesis, y que además de servir para la acogida de grupos y parroquias busca dar a conocer la espiritualidad ignaciana y el tesoro de los EE.
 
Por la tarde disfrutamos de la exposición de Sabrina Burgos, de Fe y Alegría Colombia. Cada vez que contamos con la presencia de los compañeros de Entreculturas nos estremecemos con sus testimonios. Nos muestran realidades de injusticia y a la vez de la lucha por un mundo mejor a través de una educación de calidad para los más pobres. Una educación que acompaña y empodera, haciendo a las personas conscientes de sus posibilidades y de sus derechos.
 
 
Tal vez el momento más intenso y emocionante del día fue la Eucaristía que celebramos en el exterior de la casa. En un momento dado nuestro asistente Javier Castillo SJ, emocionado, pidió perdón en nombre de la institución de la Iglesia, a todas las personas LGTBI por el rechazo, la incomprensión y el dolor ocasionado durante tantos años. Por haber puesto “la ley” antes que el amor. También a otros colectivos como a los cristianos divorciados y vueltos a casar. Nos invitó a los representantes de esos colectivos a ponernos en medio de la asamblea y expresar ese perdón si así lo deseábamos. Fue un momento especial, inesperado y emocionante. Un momento como el descrito en las palabras de Jacob: “El Señor está en este lugar, y yo no lo sabía” (Gen 28, 16-17).
 
 
Javier, nuestro asistente, nos decía más tarde a través de un mensaje que “Todo nos habló de vida, amor, servicio, acogida, en síntesis de Evangelio. ¡¡¡Gracias, sobre todo, gracias…!!!”
 
Gracias a ti Javier, gracias a todas y a todos, gracias al Señor que nos anima y acompaña.
 
Pedro Alonso, CVX en Tenerife

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.