AVE MARÍA

Dios te salve María,

Por la luz de la luz transfigurada.

Dios te llena y te guía

Y el fruto de tu vientre en tu mirada.

Dios te salvó, María.

Te llenó de su fuerza complaciente,

como el fuego del sol llena la aurora,

como el agua la fuente.

Maduró con su luz y su ternura

El fruto de tu amor y de tu vientre.

Santa María,

hija del pueblo,

madre paciente,

fiel, generosa,

pobre y rebelde…

Miranos peregrinos, vacilantes,

cultivando este viejo paraíso,

caminando hacia tu cielo lentamente.

No queremos cansarnos de este mundo,

ni buscamos un refugio celeste.

Pero tú no te canses

de mostrarnos la meta, los caminos, ahora y siempre.

(V.M. Arbeola)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.