CADA DÍA, NUEVA VIDA

Si te sorprendes porque cada día
emerge de nuevo la luz;
si te sientes dichoso porque tus ojos ven,
porque late tu corazón
y tus manos saben percibir, revivirás.
Si sabes sentirte vivo;
si crees que hoy es el primer día
en que comienza el resto de tu vida, revivirás.
Si observas a tus semejantes
y cuanto les rodea;
si aún sabes reír;
si aún te puedes alegrar por las sencillas y pequeñas flores
que encuentres en el camino de tu vida, revivirás.
¡Tómate tiempo para ser feliz!
¿Acaso ignoras que sobre la Tierra eres un milagro vivo y real,
único y singular, incomparable?
¿Por qué no te sorprendes,
por qué no te maravillas por ti mismo y por cuanto te rodea?
¿Tan lógico y natural se te antoja el hecho
de estar vivo, de poder vivir?
¿No encuentras nada de particular en el tiempo
que se te regala para que puedas ser dichoso,
para que puedas reír y bailar?
¿Por qué perder el tiempo
tras la insensata búsqueda del dinero?
¿Por qué acumular preocupaciones
pensando en lo que mañana,
o pasado mañana sucederá?
Acepta lo que este día te ofrece:
su luz, el aire y la vida, su risa,
el llanto y el juego, su milagro.
Señor, danos un poco de sol.
Danos una sonrisa para este día.
Danos los ojos de un niño.
Señor, danos a todos la alegría de vivir.

1 Comentario

  1. Anónimo

    Gracias por este regalo que nos reconforta y nos anima a seguir viviendo con una sonrisa y atentos a lo importante de la vida…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.