CAMPO de TRABAJO en TÁNGER, por Eli García cvx

Este verano, la pastoral universitaria de la Provincia Bética de la Compañía de Jesús ha realizado por primera vez un campo de trabajo en Tánger, Marruecos. Han participado 9 personas, dos de ellas de CVX (Tamara Borreguero de Sevilla y María Morales de Granada), y ha sido coordinado por Javi Montes sj en colaboración con Elisa García cvx y Juan Ramón Colera sj.

Hemos estado trabajando con discapacitados y menores (bebés de madres solteras y niños de la calle)…

…y hemos tenido la oportunidad de vivir momentos muy fuertes, como por ejemplo:

1. Un domingo en el bosque, donde compartimos fe y encuentro con un grupo de subsaharianos que viven allí clandestinos, sorteando todo tipo de dificultades para llegar a Europa. Los lejanos reportaje televisivos sobre esta situación se hicieron cercanos. Ya no eran simples imágenes, sino caras y nombres con unas historias de vida estremecedoras que transmitían confianza en Dios y mucha esperanza.
2. El lujo de encuentro con Amina Bargash, una reconocida psiquiatra sistémica que nos acogió calurosamente en su consulta y nos dio una interesante charla sobre claves sociales y familiares en Marruecos que nos permitió entender mejor las necesidades de emigración que en Marruecos comparten adultos y menores.

3. Las cenas en casa compartidas con Simo, educador de calle, con Youssef, un joven carpintero huérfano que se crió en un centro de acogida, o con el representante de los refugiados de Costa de Marfil.

4. Los momentos en los que compartimos vida y fe: Lo que se planteó como una presentación detallada de cada uno de los participantes se convirtió en profundas revisiones de vida que cohesionó mucho al grupo. Las vivencias diarias las fuimos integrando a través de algunas oraciones y de las eucaristías diarias vividas cada mañana a las 7:45 con la Calcutas (Misioneras de la Caridad).

Ha sido un campo de trabajo muy cansado porque además de trabajar mañanas y tardes en las distintas instituciones (Calcutas, Franciscanos de la Cruz Blanca, Ningún Niño sin Techo y Caritas), nosotros mismos nos encargábamos de limpiar el piso, ir a la compra y hacer la comida. No obstante, ha sido una experiencia realmente profunda, inolvidable y positiva, en la que hemos visto mucha esperanza y vida en medio de dolor, marginación e injusticia. Tan solo 15 días, pero muy intensos, de los que todos volvemos agradecidos por todo lo que hemos recibido.

Eli García España cvx, desde Málaga

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.