COMO la LUZ

La luz es:

presencia silenciosa que,

como un manto blanco, lo cubre todo;

arrullo que todo lo reviste de color

con su contacto;

espejo donde todo se refleja.

La luz no se ve:

lo que se ve son los objetos

iluminados por la luz.

Quien hizo la luz un día nos dijo:

“Vosotros mientras vivís,

tenéis que ser como antorchas luminosas;

así, al veros los demás, recordarán

que salisteis de la Gran Hoguera de Dios.

Sois como chispas de este Fuego Divino”.

No pongáis vuestra luz bajo la cama,

sino sobre la mesa para que todos la contemplen

y glorifiquen el Padre que da toda luz.

Nosotros tenemos que ser luz, como lo es el Padre:

Él la puso desde el principio en el mundo.

Si aquello que tiene que ser luz se convierte en tinieblas,

qué lamentable y responsable oscuridadcubrirá la tierra!

Tenemos que ser, mientras vivamos:

luz, antorcha encendida.

J. L. *Hermosilla a ” Diálogos sinceros”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.