Compartir CVX Valladolid

El pasado sábado 21 de Junio la CVX de Valladolid celebramos la Eucaristía final de curso y despedida del que ha sido durante estos últimos años el Asistente de nuestra comunidad: Vicente Aznar.  Agradeciendo esta parte del camino que hemos hecho juntos, en segundo plano siempre nos ha estado alentando, apoyando y devolviéndo la mejor imagen de nosotros.
Fue una gran alegría volver a reunirnos en torno a la Eucaristía, después de este tiempo de confinamiento. Hemos pasado meses muy difíciles de incertidumbre, miedo, soledad, dolor, de enfados, de estar desbordados, de cuidarnos con cariño en la distancia, de dejarnos la piel en el trabajo, de no tener trabajo, de crecer en la fe, de albergar la duda. Se interrumpió la vida de la comunidad con todas sus actividades: la danza, el reloj, el retiro de oración y arte….
Celebramos juntos el encuentro y la vida, momento de dar gracias a Dios por lo vivido, porque se hace presente en medio de nuestra vida, en el oleaje de la tormenta que nos ha sacudido.  Durante este tiempo  nos hemos  acompañado, cuidado virtualmente, reuniéndonos por zoom, comunicándonos por whatsapp, mostrándonos siempre su Rostro en cada hermano, en las Eucaristías, oraciones y Pascuas online,… le estamos buscado en la revisión del proyecto apostólico de la comunidad.
Presentamos al Señor las realidades vividas también durante este curso de fallecimientos y nacimientos, nuestras alegrías y nuestras penas. La alegría de vivir que tiene también mucho de esperanza en medio del dolor y las dificultades.
Finalizamos el curso escolar que marca por deformación profesional (tenemos muchos docentes) el ritmo de  la comunidad de Valladolid, valorando y agradeciendo al Señor que nuestra comunidad sigue creciendo. Y también teniendo muy presente nuestras realidades personales, familiares, profesionales y muy especialmente la realidad del mundo, ecología, emigración, sanitaria, familia, espiritualidad,  económica….

Damos gracias a Dios por el reencuentro, porque nos ha mantenido sanos y en su presencia, por la preparación de la celebración, que en el fondo es fruto del amor y por la vida compartida, la nuestra y la de los que sufren.

Le pedimos al Señor que nos mantenga atentos y disponibles para saber responder a las llamadas que nos llegan en tantas fronteras antiguas y nuevas. Mirando las posibilidades de servir y cuidar que este mundo nos ofrece en cada momento.
CVX Valladolid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.