Compartir del Grupo de Acogida de CVX Sevilla.

Tras un proceso “diferente” de Acogida, el grupo de Sevilla lo culmina reuniéndose físicamente para evaluar y discernir la propuesta de vida comunitaria y misión de CVX.
Compartimos algunos los extractos de los testimonios de sus miembros. En palabras de Teresa, una de las guías: “La vida trae regalos cuando menos te lo esperas, sólo hay que estar abiertos y receptivos. Justo cuando me decidí a tomarme un tiempo de prestar servicios en CVX, nuestra coordinadora del equipo de Guías me propuso contar conmigo para un grupo de acogida.”


Sin duda alguna ha sido un año lleno de regalos, por la vivencia distinta de este proceso y por la oportunidad de encontrar y compartir vida con personas con otras realidades.


“Desde la primera reunión de este grupo, con el que empezamos en septiembre 2019 en el centro Arrupe de Sevilla, se palpó la presencia de Dios. La vida se compartía, aún siendo gente muy diversa. Todos abrían sus corazones y compartían con un nivel de sinceridad, de transparencia, de compromiso, que terminábamos las reuniones dando gracias a Dios y sintiendo que aquello era terreno sagrado. Dios se toca en la vida de estas personas, a mí me han ayudado al verme reflejados en cada uno de ellos . Ha sido un privilegio y un regalo.”

Según nos cuenta Nieve, una de sus miembros, “en este año de caminar juntos, de compartir, de conocernos; pudimos participar como hermanos en la Comunidad grande y otras veces con algunas menos grandes en participantes pero igual de grandes de corazón, hicimos oración y reflexión, visitamos la casa Mambré, conociendo sus necesidades y realidades de familia.” 

Todo ello ha hecho posible que “como el nombre de la etapa lo dice, así nos hemos sentido, acogidos, desde el primer momento hemos experimentado el ser  bien recibidos. Lo más particular, es que ninguno nos conocíamos y desde el principio nos hemos sentido en confianza de abrir nuestras vidas y compenetrarnos, todos tan diferentes de realidades distintas, pero sintiéndonos comunidad, cada encuentro era un regalo para cada uno, un momento de cargar nuestras vidas de ese Espíritu que te anima a seguir adelante con la confianza de que Dios es el centro…” en palabras de Rosa, otra de las participantes del grupo.

“Para finalizar la etapa que se une con la desescalada del confinamiento por el Covid19, nuestros guías nos convocaron al “Camino para tomar la decisión desde Dios”, en una bonita tarde,  en un magnifico  lugar, con nuestros hijos y familia; para dar gracias a Dios y evaluar esta etapa, revisando la realidad de frente a lo que el Señor nos invita y prepararnos para la siguiente etapa ¿Qué voy a hacer por Cristo? Desde la propuesta de la CVX que afirma que se pretende trabajar con Cristo para ser testimonio de apostolado. Sintiendo y asegurando desde mi fe, que Dios no se equivoca y no selecciona a sus hijos, para todo tiene un  propósito.”

“Tenemos mucho camino por andar, algunas veces no muy fáciles, otros ligeros de carga y otros llenos de alegrías y fortalezas, pero estoy segura que cuando todo lo que vivimos lo compartimos en comunidad, la vida toma otro color, nos hace ver que Dios siempre está a nuestro lado y que no estamos solos…. Estamos convencidos de que esto es de Dios y por algo nos ha unido…”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.