Crónica desde Sevilla del pasado encuentro de Migraciones CVX-E en Zaragoza

De Sevilla salimos Isa, Helena y Ana con todo preparado para salir hacia Zaragoza: billetes en mano, un buen abrigo (por si el cierzo decidía hacer de las suyas) y una maleta llena de ilusión y ganas de seguir compartiendo con la CVXe nuestra inquietud por dar respuesta a la realidad de las migraciones hoy.
La comunidad de Zaragoza con Rocío a la cabeza, nos acogió como la mejor de las anfitrionas. Agradecemos a todos su cariñosa acogida y participación en los distintos momentos compartidos de estas jornadas. Agradecemos también al equipo de migraciones su esfuerzo y trabajo durante el año y en este fin de semana. Ha sido un trabajo intenso pero lleno de experiencias, de diálogo y encuentro, con oportunidades para despertar, remover y confirmar una vez más, la necesidad de posicionarnos como comunidad y acompañar como red de fraternidad.
“Saliendo mar adentro” la jornada del sábado tras la oración, nos invitó a compartir diferentes experiencias: caminos de hospitalidad,círculos de silencio, Mambré, familias acogedoras, Nador y At the Frontiers.
Isa y yo tuvimos la suerte de presentar el sentir de la comunidad de Sevilla con el proyecto de Mambré. Se nos pedía compartir, no tanto la experiencia de Mambré como las inquietudes, los retos y lo que hoy nos suponía a la comunidad de Sevilla este proyecto.
Fue un espacio precioso en el que recreamos la jaima de Mambré y  la que todos entraron con mucho respeto, apertura e ilusión por formar parte. Esto nos ha ayudado a sentir y entender esa DIAKONÍA a la que nos sentimos llamados y ese reconocer a un Dios que se hace presente y nos ofrece los medios para que los pongamos al servicio.
La CVXe se siente presente en nuestros proyectos desde ese sentirnos enviados allá donde otro de la comunidad llega. Personalmente me mueve a sentir esa responsabilidad desde mi misión y sentirme presente allá donde la CVXe se siente llamada a estar.
 
De la misma manera hoy nos sentimos presentes en Nador con Pablo o con Oñez , en la experiencia en At the frontiers con Sara, con Josu y Álvaro de Arrupe Elkartea en las familias acogedoras, en los círculos de Silencio o en los caminos de Hospitalidad de las diferentes comunidades.
Oñez compartió el proyecto de Nador abriéndonos a todos los ojos y el corazón a la realidad vivida al otro lado de la valla.
 
Tras tantas experiencias, el equipo nos invitó a reflexionar sobre la realidad de las migraciones de aquí a cuatro años con la intención de reconocer e ir formando entre todos ese trabajo en DIAKONÍA hacia el que como equipo de migraciones nos sentimos llamados.
Salieron varias propuestas y una clara necesidad de continuar presentes en los proyectos en los que estamos.Sentimos la necesidad de profundizar juntos y ahondar en esas raíces y esa forma de querer estar y ser CVXe en los distintos lugares. Nos sentimos llamados a ser voz de tantos migrantes y luz en esta sociedad que tiene la oportunidad de ser tierra de acogida.
Isa llevó jabones de Mambré que se vendieron enseguida y Rocío llevaba las camisetas con la palabra BOZA, grito de victoria con el que celebran cada vez que alguno consigue llegar.
Con el deseo de ese BOZA, y sobretodo, con la tarea de conseguir una sociedad que les permita al llegar encontrar un lugar mejor , seguimos en camino como CVX, cultivando ese ser red de fraternidad donde todos nos sintamos uno y donde todos podamos juntos hacer un mundo mejor.
Ana R.C.
 
Publicado en el blog de CVX Sevilla:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.