CVX-Córdoba sigue creciendo…

…Y digo que sigue creciendo en dos sentidos:
  • crecemos en ganas de vernos y en tiempos de encuentro,
  • pero también en número, por el nacimiento de dos nuevos hijos: Rafael, hijo de Rafa y Marta, y Ana, hija de Rosa y mía.
Soy Moisés, miembro de la comunidad de Córdoba. Y ella es quien me envía para compartir con vosotros el desarrollo de este primer trimestre.
Antes de retomar la vida de la comunidad, el 6 se septiembre, nació Ana, nuestra pequeña y esperada hija. Todo fue muy bien y ambas gozan de muy buena salud.
Comenzamos la vida de comunidad retomando lo acordado en la revisión final que tuvimos en la casa Emaús de Trassierra, allá por el mes de julio. Allí vimos necesario aumentar la frecuencia de nuestros encuentros pasando de una vez cada 3-4 semanas a una vez cada 15 días, aproximadamente.
Dicho y hecho: en la primera reunión del mes de septiembre, que coincidió con la visita-encuentro del comité regional de CVX- Andalucía, marcamos el calendario del primer trimestre. Además, una de las reuniones de cada mes la hacemos más extensa en tiempo, comenzando con el almuerzo para luego continuar con el café, el momento de reunión propiamente dicho y, en algunos casos, terminando con la Eucaristía.
Y entre medias del trimestre, ¡otro nuevo nacimiento!, esta vez Rafael, hijo de nuestro hermano Rafa, y Marta. Fue el 21 de octubre, muy cerca de la celebración de la cordobesa fiesta de San Rafael (24 de octubre), Arcángel protector de Córdoba. Ambos también gozan de muy buena salud.
El jueves 8 de diciembre, celebración de la Inmaculada Concepciónde María, fiesta además que da nombre a nuestra comunidad de Córdoba (María Inmaculada), tuvimos la última reunión de esas ampliadas, y que tuvo todos sus “avíos”: almuerzo, café, tiempo de reflexión y Eucaristía.
En esta reunión también tuvimos tiempo para ultimar los detalles del bautizo de Ana que celebramos el sábado 10 de este mismo mes. El nombre de Ana significa “Dios se ha compadecido”. Al igual que en tiempos de Jesús, el nombre queremos que sea el deseo de proyecto de vida que nos gustaría que Ana tuviese: ser una persona atenta a las necesidades de los demás y trabajando para que el Reino de Dios se haga más presente en el mundo.
Fue una celebración vivida con mucha intensidad gracias a la participación de toda la comunidad. La bautizamos en la Parroquia de San Ignacio de Loyola de Córdoba y, allí mismo, tuvimos una merienda para compartir, no sólo unos dulces, sino un tiempo en el que seguir profundizando los lazos familiares y de amistad.
Ésta es la crónica de nuestro trimestre. Le damos gracias a Dios por las bendiciones recibidas en estos meses.
Esperamos poder seguir informándoos de todo lo que acontece en nuestra comunidad. Hasta entonces, y desde CVX-Córdoba, os deseamos que Dios vuelva a nacer un año más en vuestros/nuestros corazones y que el 2012 llegue cargado de proyectos ilusionantes.
Un cariñoso saludo.
Moisés, CVX-Córdoba

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *