Darse a los demás

HAY UNA FRASE QUE REZA “NO HAY NADIE TAN POBRE QUE NO PUEDA DAR UNA SONRISA, NI NADIE TAN RICO QUE NO LA NECESITE”.


Santo Domingo.-

Sonia Marmolejos dejó en su casa a su bebé recién nacido, tomo un autobús del transporte público y se trasladó al hospital Darío Contreras, para amamantar a niños haitianos víctimas del terremoto que están internos en ese centro traumatológico.

La madre dominicana alimentó a varios de los más de 20 niños del vecino país internos en el Darío Contreras por lesiones que sufrieron al caer sus viviendas en Puerto Príncipe, fruto del devastador sismo en Puerto Príncipe.

MI QUERIDA SONIA MARMOLEJOS:

Hoy me siento tan orgullosa de ser Dominicana!

Tantos años de ocupación, de luchas raciales, de negociaciones diplomáticas, maltratos, odios, saqueos, maltratos a la naturaleza, hambre, enfermedad, irrespeto a los mas mínimos derechos humanos, desperdicios, dinero mal invertido en tantos profesionales insensibles que han estudiado desde la Sorbona hasta Harvard… y en un instante, apareces tu: Una mujer simple, pero “pechua”. Surges de la nada, con una fuerza interna inexplicable, le das una patada a un terremoto de 7.4, levanta tu pecho firme, expones tus dientes al sol y te conduces hacia el hospital Dario Contreras y al de Jimaní. No tienes dinero, pero le ofreces a los niños haitianos afectados por el terremoto, tu hermosa sonrisa y la tibia leche de tus senos.

Fraternidad. La madre dominicana Sonia Marmolejos da el seno a un bebé haitiano que sufrió lesiones en su cráneo debido el terremoto que azotó a Puerto Príncipe, y cuya madre se encuentra en estado de gravedad en el hospital de Jimaní.


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *