DOMINGO VII de PASCUA

Lectura de Lucas 24, 46-53
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
— Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Y vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto.
Después los sacó hacia Betania, y levantando las manos los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo). Ellos se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

Orar en Domingo:
Jesús Dios se va sin irse, por José María Maruri sj
A eso aspiramos, por Javier Leoz
Crecimiento y creatividad, por JAP
El cielo cristiano, por XP

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *