DOMINGO XXIX del TIEMPO ORDINARIO

DEL EVANGELIO DE MATEO (22, 15-21)
Entonces los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra. Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: «Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas. Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?». Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Mostradme la moneda del tributo». Ellos le presentaron un denario. Y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?». Dícenle: «Del César». Entonces les dice: « Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios».

Orar en Domingo:

¡Todo es de Dios!, por José Enrique Ruiz de Galarreta sj

“Cuando oyeron esto se quedaron admirados”, por Hermann Rodríguez Osorio sj

“Son de Dios, de nadie más”, por José Antonio Pagola

Las cosas de Dios y el dinero del César, por Xabier Pikaza

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.