Editorial de Vida Nueva: JESUITAS, ENTRE la FIDELIDAD y la AUDACIA

La Compañía de Jesús cuenta con un nuevo Prepósito General. El jesuita español Adolfo Nicolás se ha convertido en el 29º sucesor de san Ignacio de Loyola. Varias claves se han conjugado en esta elección que la Congregación General ha hecho en momentos que nadie duda en calificar como difíciles y esperanzadores en la propia orden y en su relación con Roma. Una relación destacada en las mismas raíces fundacionales por esa peculiar fidelidad al Papa, quien, por su parte, ha querido recalcarla en la carta enviada al P. Kolvenbach en los primeros días del cónclave jesuita. Benedicto XVI ha marcado ciertos mojones que parecían desdibujados en la “hoja de ruta” y que han descendido al detalle: “La obra evangelizadora de la Iglesia cuenta, por tanto, mucho con la responsabilidad formativa que la Compañía tiene en el campo de la teología, de la espiritualidad y de la misión. Y, precisamente, para ofrecer a toda la Compañía de Jesús una clara orientación que la sostenga en una dedicación apostólica fiel y generosa, podría resultar muy útil que la Congregación General reafirme, en el espíritu de san Ignacio, la propia adhesión total a la doctrina católica, en particular sobre puntos neurálgicos hoy fuertemente atacados por la cultura secular, como, por ejemplo, la relación entre Cristo y las religiones, algunos aspectos de la teología de la liberación y varios puntos de la moral sexual, sobre todo en lo que se refiere a la indisolubilidad del matrimonio y a la pastoral de las personas homosexuales”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.