EJERCITAR el ESPÍRITU en la VIDA COTIDIANA, un gran RETO

Para san Ignacio, la vida espiritual, como la humana, es dinámica, nunca estática: o crecemos o disminuimos. Por eso, concibió los Ejercicios Espirituales, un método para crecer en libertad y en el seguimiento a Cristo, con el que aún hoy se sigue enriqueciendo la Iglesia.
Pero no es necesario retirarse del mundo durante un mes para avanzar en este camino interior. La posibilidad de realizarlos en la vida corriente ha sido abrazada por muchas personas a lo largo de la historia.
En nuestra sociedad, supone una buena forma de combinar los compromisos laborales y familiares con un itinerario espiritual que nos aportará grandes beneficios.
Hoy presentamos el testimonio de José Antonio, que está realizando los ejercicios, y del Padre Naranjo, acompañante de Ejercicios en la vida ordinaria.
Juan F. Naranjo sj, es canario, pero está estrechamente vinculado a la diócesis de Málaga, donde ha vuelto a residir y trabajar apostólicamente desde hace unos meses.
Él dirigió el centro Xavier desde el año 1992 al 1999 y trabajó en la pastoral del colegio San Estanislao, en El Palo. Hoy es director del Centro Arrupe, colabora en la pastoral del Colegio S A FA-Icet, es voluntario de Entreculturas Málaga y además, acompaña en Ejercicios Espirituales (EE.EE.) en la vida ordinaria. Para él, “san Ignacio de Loyola concibe un método, experimentado a lo largo de los siglos en la Iglesia, que te ofrece la posibilidad de que vayas creciendo en libertad y en el seguimiento a Cristo; y en servicio a Él y a los demás. Y así llegar a realizarte plenamente como persona y alcanzar tu felicidad desde ahora y para siempre. Partiendo del “buscar y hallar” el plan salvífico y liberador que Dios quiere para ti, llegar a en todo amar y servir”.
– ¿Que puedan realizarse en la vida ordinaria, sin marcharse a un retiro, es una novedad para atender a la vida moderna?
– No creas que es una novedad. Es algo que ya contemplaba San Ignacio en el siglo XVI: a quienes no puedan disponer de un mes entero para hacer los Ejercicios en retiro, se les puede dar en la vida ordinaria tan íntegramente como en retiro. No se trata de una “oferta rebajada” (Ejercicios “light”) ni de una moda.
Artículo escrito por Ana Medina (CVX en Málaga) para la revista “Diócesis”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.