EMPEÑADOS en ROMPER el CRISTAL

Cuando en CVX nos reunimos en asambleas y encuentros siempre nos ronda la idea de si conseguiremos huir del peligro de convertir nuestros encuentros en una urna de cristal, que nos guarece de la intemperie, de la realidad que está fuera del encuentro. Como le dice Pedro en la transfiguración de Jesús: “qué bien se está aquí, ¡hagamos tres tiendas!”. Afortunadamente en cada asamblea hay muchos miembros de CVX empeñados en romper la urna de cristal, en traer al mismo centro de las asambleas y los encuentros la realidad, y especialmente la que más sufre. Esta asamblea mundial no es una excepción, y mucho más cuando hay personas de tantos países con riquezas y necesidades diferentes. Así, hemos podido tener presente en estos días a la situación de Líbano. Este país había sido elegido como sede de nuestra asamblea 2008, pero la guerra en este país hizo que nos veamos ahora en Portugal. Pero la guerra está presente en muchos países africanos, y en algunos de ellos la situación es de pre-guerra. En la presentación de Zimbabue, su asistente nos indicaba que la situación de inestabilidad era tan grande que cuando vuelvan podría haberse declarado el estado de emergencia. La situación con el presidente Mugabe es ya insostenible. Como metáfora de esa realidad, la vasija que ellos traían como símbolo a la asamblea, resultó destrozada en el avión. Ellos presentaron la vasija, totalmente descompuesta, pero según iban sacando trozos de ella a modo de necesidades de su país, comentaron que en medio de esos trozos siempre queda la esperanza de Jesús.

Hace dos días celebramos dos sucesos, esta vez con un caracter mucho más esperanzador. Celebramos la independencia de la India, entonando todos una canción guiada por los delegados de este país. Al mismo tiempo los delegados paraguayos nos traían las esperanzas puestas en su país por el nombramiento del sacerdote y obispo Fernando Lugo como presidente de su país.

Al mismo tiempo, hemos tenido también presente que esto mismo que yo estoy haciendo ahora, escribir una opinión para compartir con todos vosotros y publicarla, no es posible en todos los países. El asistente cubano nos ha comentado la dificultad para ejercer su labor, pues el gobierno limita mucho su tarea. Él hablaba de que son claramente una iglesia “que quieren esconder y silenciar”.
Todas estas cosas convierten cada día la asamblea en un encuentro con la realidad mundial, en un continuo empeño por romper el cristal que nos pueda separar del mundo.

Manolo Enciso cvx, desde Fátima

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.