Encuentro apostólico de la PAT Loyola

Unas 110 personas de todas las instituciones de la Compañía de Jesús de Navarra y Euskadi participaron los días 16 y 17 de febrero en el Encuentro Apostólico de la Plataforma Territorial de Loyola. Esta edición llevó por tituló «Examinando el camino recorrido como ayuda para discernir el presente y planificar el futuro» y tuvo la forma de un gran ejercicio de discernimiento en común sobre los retos que afronta la PAT en estos momentos. En ella estuvieron presentes miembros de CVX en Pamplona, de CVX Donostia-San Sebastián y de la CVX Arrupe Elkartea que está presente en Bilbao, Basauri, Durango y Vitoria-Gasteiz.
El delegado de la plataforma territorial José Javier Pardo SJ situó el encuentro en el contexto más amplio de discernimiento que llevan a cabo la Compañía a nivel universal ―sobre las prioridades apostólicas generales― y la provincia de España ―que ha iniciado la renovación del proyecto apostólico―. Recogió también la experiencia acumulada estos últimos años por la plataforma apostólica territorial para discernir sobre proyectos intersectoriales.
A continuación, el delegado para el discernimiento y planificación apostólica, Patxi Álvarez de los Mozos SJ, detalló el proceso de discernimiento ya iniciado para la elaboración del nuevo proyecto apostólico de la provincia de España. Es un camino que debe desembocar en un nuevo proyecto en febrero de 2019. La tarde del viernes se completó con una charla de José García de Castro SJ, director del Instituto Universitario de Espiritualidad de la Universidad P. de Comillas, sobre el discernimiento comunitario en la tradición de la Compañía de Jesús.
El domingo estuvo dedicado a un ejercicio de contemplación de la encarnación. Fue guiado por Martín Iriberri SJ, que recordó que «el Evangelio es la proclamación de unas causas justas» en torno a determinados personajes concretos, que en tiempos de Jesús son marginados, excluidos o sufren rechazo. Es el análisis que hizo de esa realidad lo que llevó en última instancia a Jesús a la muerte. Desde esas claves, la plataforma territorial, en el contexto del discernimiento que lleva a cabo la provincia, necesita definir cuáles son sus principales retos u fronteras de fe y justicia. Tras trabajar por grupos, en el plenario se manifestaron con fuerza llamadas a la realidad de las migraciones y desplazamientos humanos, desigualdades sociales, diversidad y educación. También, en clave más interna, se subrayó la importancia de seguir profundizando en la misión compartida.
El encuentro volvió a ser ocasión para compartir experiencias y dar gracias a Dios por el camino recorrido hasta aquí. No faltó tampoco un componente más lúdico: en este caso con un inolvidable concierto el viernes por la noche en la basílica del santuario, a cargo de la Orquesta Loyola Magis del colegio San Ignacio de Pamplona, que se convirtió además en un emotivo homenaje a su fundador, Javier Sagüés SJ, residente ahora en Loiola.
El delegado de la PAT nos dio la bienvenida el viernes preguntándose sobre «a dónde» y «para qué» habíamos ido. El «dónde» no hacía falta explicarlo: Loiola es lugar de encuentro para todos. El «para qué», sin embargo, podía no ser tan evidente de antemano, aunque nadie lo dudaría al final del encuentro: habíamos ido a Loiola a marcar un nuevo hito para fortalecernos como cuerpo apostólico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.