FINAL del BUS IGNACIANO

Nuestro camino, desde el Castillo de Javier, nos lleva a Zaragoza donde llegamos por la noche. La residencia se halla al lado de la Pza. del Pilar que nos facilita dar una vuelta después de la cena aunque por estar la Basílica cerrada no podemos hacer una visita a la Virgen del Pilar…
Al día siguiente salimos antes de lo que está programado, queremos llegar al Monasterio de Montserrat para escuchar el canto de la Escolanía en honor de la Virgen: la Salve y el Virolai que es a la una del mediodía. A las 12.15h ya estamos sentados en los bancos del Monasterio… poco después uno de los monjes, en nombre de la Comunidad benedictina, da la bienvenida a todos los peregrinos que llenan la Basílica; siguen unas lecturas bíblicas y el canto de las voces blancas del monasterio.
A la salida del Monasterio nos encontramos con Rosa Monreal (presidenta de CVX en Catalunya) y Quim Fernández (su marido y años atrás presidente de CVX en España) que nos reciben con inmensa alegría. Comen con nosotros y después acompañan al aeropuerto a peregrinos que deben volver ya a su país…
Por la tarde bajamos de la montaña santa a Manresa, ciudad con tanto simbolismo para todos nosotros. En “La Cova” nos reciben Carles Marcet sj; Aurora, Josep M y Ginés de la CVX en Catalunya.
En torno al altar de la iglesia celebramos la Eucaristía, tan sentida como siempre, y posteriormente vamos a la Cova donde Carles nos explica con detalles lo que allá vemos. Siguen unos momentos de oración, visitamos el Museo y vemos el Audiovisual.
Al anochecer volvemos a Montserrat y la cena concluye con el gran agradecimiento de todo el grupo (expresado en múltiples ocasiones a lo largo del viaje) a CVX España por la organización de esta peregrinación así como a Benito, a Ángel y al conductor que tan responsablemente nos lleva por estas tierras de España.
El silencio de la noche y la calma que reina en el recinto de Montserrat – que contrasta enormemente con el gran bullicio que hemos encontrado a nuestra llegada – favorecen una visita pausada y detallada por los exteriores de la basílica; nos detenemos en la placa que recuerda el lugar donde San Ignacio, en marzo de 1522, sacramentalizó el cambio de vida que había emprendido.

El último día del peregrinaje empieza bien aunque con la típica niebla matutina de la montaña que se irá levantando a lo largo de las horas. Nos vamos encontrando a las 7.30h en la Basílica para asistir al oficio de Laudes y acabamos nuestra visita venerando a “La Moreneta” en el “cambril”.
Desayunamos y emprendemos nuestro último trayecto del peregrinaje por carretera hasta Barcelona donde nos reciben Rosa y Quim.
Y a esta ciudad, como todos deseábamos y por ello también rezábamos, hemos llegado con bien.
Algunos de los peregrinos están visitando Barcelona y aún permanecerán aquí algún día más, otros ya se hallan en sus casas y deseamos que hayan tenido muy buen viaje/s, pues hay quien tenía que enlazar cuatro o cinco vuelos…
Ha sido un camino de luz, de armonía, paz, cordialidad, de gozo… Nos hemos sentidos acompañados por el Señor, acompañados y velados por Nuestra Señora, hemos vivido como hermanos y amigos en el Señor.
Las Eucaristías, oraciones, cantos, los momentos de convivencia nos han enriquecido y nos han hecho sentir como una CVX mundial…
Creo recoger el parecer del grupo si digo que a todos nos queda una gran calidez en el corazó y agradecimiento por haber tenido esta oportunidad y por todo cuanto hemos recibido y sentido.

Gracias a todos y un abrazo grande.

Maria Urmeneta cvx, desde Barcelona

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.