Hay que LEVANTARSE con ÉL

Hay que levantarse con Él -ha llegado el Tercer Día-
y correr las pesadas piedras que impiden que la vida
alce sus bóvedas al cielo: el abandono de los hambrientos,
el arrinconar a los que ya no sirven para nada,
la miseria aceptada como consecuencia forzosa de los países ricos,
la indiferencia y el negro sol de la soledad.

Hay que levantarse con Él -ha llegado el Tercer Día-,
liberar la vida de sus repliegues sobre sí misma,
pues ésta sólo tiene sentido en el desbordamiento supremo del amor
y sólo se construye en la ofrenda total de uno mismo,
arrancar de la vida todas esas enfermedades que agrietan los muros
y que se llaman odio, intolerancia, fanatismo
o cualquier otro tipo de pecado,
aliviar el peso insoportable de tantas cruces,
tan generosamente repartidas, que mantienen la vida pegada al suelo.

Hay que levantarse con Él -ha llegado el Tercer Día-
y vestirse de Evangelio para construir la vida
con todos los medios, y bajo todas las formas posibles.

Y entonces llegará el día en que la madera de todas las cruces
y las piedras rodadas de todos los sepulcros
se juntarán para construir la morada de la vida
para toda la eternidad.
Hay que levantarse:
con Él comienza la obra de la Resurrección

CHARLES SINGER

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.